domingo, 27 de julio de 2014

“O VIÑO DE DE AUTOR” FAI DE MEAÑO A CAPITAL DO ALBARIÑO ARTESANAL

O “XVII Encontro do Viño de Autor” voltou a convertir a Meaño durante este pasado fin de semana (do 24 ao 27 de xullo) na capital do albariño artesán, viños elaborados en pequenas adegas familiares que aúnan tradición e moderna tecnoloxía. Unha feira ideal como “punto de Encontro” para tomarse un viño sentado, sin présas, cunha boa conversa e sin as  aglomeracións propias doutros eventos.

A carpa mostrou un gran ambiente pola noite. Na imaxe noite do día de Santiago Apóstolo.

A edición deste ano reuníu a once das trece adegas que integran a Asociación de Adegas Artesanas Rías Baixas, a saber: Lagar O Parral, Uvas de Ouro, Lagar de Candes, Casal de Flores, Lagar de Broullón, Casa da Barrosa, Feira Nova, Rozas, O Forrollo, A Bouzabella e Cabaleiro do Val. Algunhas teñen poucos anos de vida, como Feira Nova (Rubiáns) que, según recoñece o seu propietario Juan Crespo, “xurdíu en 2007 coma un hobby cando empecei embotellando tan só 100 litros”, ou como "Casa da Barrosa" de Adigna que levan catro irmáns seguindo a liña do patriarca José Luis Méndez. Outras acumulan unha tradición de xeracións como Casal de Flores (Simes) ou A Bouzabella (Dena), adega esta última que concursando como “Don Rogelio” ten acadado fai décadas primeiros, segundos e terceiros premios na Festa do Albariño de Cambados.


Pastora Besada foi a única muller que participou no concurso de fondar barriles
Música e tradición
Un intre do campionato de debullar millo á man
O programa deste ano baixo a carpa de Praza da Feira incidíu na música e nos concursos. A primeira representada polas pandereiteiras viguesas “Laghar-teiras”, ou por formacións como “Ghaveta (folk), “D’Balde” (rock), “M-80” (pop) ou “Añoranza” (popular) entre outras. E os segundos, representados polos tradicionais campionatos de “Canto de Taberna”, “Debullar Millo á Man” ou “Fondar Barriles”. Tamén contou con actos singulares como como a cata comentada protagonizada polo sumillier meañés Eduardo Camiña Ucha (finalista do certame Nariz de Ouro 2013) ou o “show-cooking de autor”, unha degustación de platos elaborados pola blogueira Rocío Garrido Caramés, gañadora do premio Gourmand ao mellor libro de cociña sostibe en España con seu libro “Cociñando coas razas autóctonas”.


Máis que un adegueiro
O adegueiro Xosé Pintos (dereita)
co seu Lagar de Broullón
O adegueiro “de autor” e no fondo moito máis que iso. Nestas empresas familiares é o aplicador de fitosanitarios, o viticultor, o que elabora e embotella o viño, o distribuidor, o comercial e, cando este Encontro, o dependente que te serve trala barra do seu propio stand. Todo nun. Ninguén mellor para falar do seu viño que con estos artesáns que están en todo o proceso e que defenden a calidade do seu albariño con humildade e unha pizca de orgullo. E, en anos como este, as cousas na viña non están sendo doadas: “estou cun ollo no aquí e outro na viña –recoñece Xosé Pintos (“Lagar de Broullón”)-, porque hai ataques de mildiu que están sendo duros. Mañán mesmo escápome un intre para revisar a viña porque non estou tranquilo”. “A verdade -confesa Euloxio Gondar (“Lagar de Candes”) é que estou máis preocupado polo que está pasando na viña que polo Encontro, porque ademais de mildiu larvado está aparecendo algo de oídio”.


Premios
Pastora Besa e o seu marido Xo´se tras recoller o premio
O viño "Casal de Flores" que embotella a adegueira de Simes Pastora Besada fíxose coa "vide de ouro" -primeiro premio- desta edición, converténdose de longo no máis laureado do certame ao acumular doce premios, deles seis primeiros, en dezaseis anos en que se presentou a concurso. A "vide de prata" foi para o albariño "Rozas" de Dena, froito do traballo de Manuel Dovalo e Camen Garrido, e a de bronce para "Lagar de Candes" (Meaño), de Eulogio Gondar, caldo este que resultara o gañador na edición de 2013. Pastora Besada tiañ claro a que adicar o premio: "ao meu pai Manuel Besada -dixo- que finou este ano e que foi quen empezou a facer bo albariño en Simes, eu só continuei a tarefa". Tamén aproveitou para anunciarnos un novo proxecto: "imos tentar sacar ao mercado -dixo-, mesmo este ano, unha segunda marca que sería un albariño máis selecto dirixido a un consumidor de alto poder adquisitivo".
En canto aos concursos reseñar que Eladio Besada (Lores) proclamouse vencedor do de debullar millo á man, Arturo Ruel "O Afiador" (Xil) do de canto de taberna, e Martín Padín (Dena) do de fondar barriles.


Marxe de mellora
A queimada da "noite meiga" foi elaborada en cúas grandes cabazas valeiradas
O Encontro co Viño de Autor foise consolidando ao longo destos dezasete anos. Atopou un equilibrio no seu programa, deixando de lado todo aquelo cuxo protagonismo estaba fóra da carpa (ralli de 4x4, exhibición de clásicos…) e apostando pola recuperación de vellas tradicións a xeito de mostra. Todo un acerto. Falta, non obstante, camiño por percorrer para quitarlle partido a un evento que, aínda que consolidado, non acaba de explotar. E para iso a clave son hoxe os medios de comunicación (prensa escrita, radio televisión, Internet coas súas webs, blogues…). Non falamos só de anunciarse a través deles, senón de venderse. E para iso o primeiro é facilitarlle o acceso con horarios axeitados e tendo xestos. Poñerllo doado non é convocar unha rolda de prensa para presentar o Encontro ás 21,30 horas (cando os fotógrafos e redactores fai tempo que están de volta nas redaccións escribindo, ou as televisión locais preparando o seu particular “prime time” do informativo); non é inaugurar o Encontro as 22 horas; non é programar actos en horarios que sabes que non se van a cumprir -algún evento empezou con dúas horas de retraso sobre a programación oficial-.

Un matrimonio meañés brinda con albariño baixo a carpa
Só é cuestión de priorizar: convocas unha rolda de prensa para os medios ou como pretexto para tomar uns viños? Como organizador, que actos queres que se refrexen en prensa-televisión e cales outros queres que estén no público? Neso é no que tes que xogar cos horarios. E convén non esquecer que neste mundo tan global unha imaxe, un vídeo nun medio de comunicación vende máis que tódolos carteis que fagas para promocionar o Encontro. Por certo, boa idea a dos lenzos en farolas, mágoa que as cores elexidas non resalten o texto. 



Se queres ver duas mostras en vídeo dos os tradiconais concursos de Debullar Millo á Man e Fondar Barriles pincha os seguintes enlaces
E se queres ver máis fotos do Encontro picha arriba desta páxina na pestana "Meañoleando"


domingo, 20 de julio de 2014

LOS SALONES DE BAILE DE LOS ABUELOS MEAÑESES
Los salones de baile, ocasionalmente convertidos en improvisados centros de teatro, eran en Meaño la única alternativa de diversión fuera del verano -en que tomaban protagonismo las verbenas- en tiempos de la II República y en pleno franquismo. Este reportaje -con la ayuda del objetivo de Iñaki Abella- pretende ser una guía de tiempos pretéritos para viajar al pasado y recorrer esos lugares donde se divertían los abuelos meañeses entre los años 30 y 70 del siglo XX. Todos ellos salones que hoy no conservan su función y sólo en casos contados mantienen su estructura original, pero que forman parte de la memoria colectiva de nuestros mayores.

A sus 89 años el abuelo de mayor edad de Meaño, Maximino Crespo, baila con su esposa Escolástica en las ruinas de baile de Otero
Foto: Iñaki Abella

Exterior de Salón-Cine Meaño que amergió en los tiempo de la II República
Buceando de las fuentes orales los recuerdos más antiguos nos retrotraen al “Salón-Cine Meaño” que en los años 30 estaba situado frente a la taberna de Digna en As Covas, inmueble que hoy permanece en pie convertido en alpendre de la familia de Delia Fernández. El salón estuvo años regentado por los hermanos Daniel y Benjamín Muñiz, y se mantuvo operativo durante la II República. En él se proyectaban películas de cine mudo “cuya entrada costaba tres chicas, si bien no iba mucha gente a la funciones” recuerda Maximino Crespo que, a sus 89 años, es la persona de más edad de la localidad meañesa. “El suelo -continúa- era de cemento y el público se sentaba en unos bancos sin respaldo”. Todavía hoy se conserva el hueco practicado en la pared sur del local desde donde con el proyector de cine se ponían en pantalla aquellas primeras películas de la época.


La actual propietaria, Delia Fernándes en el interior. En la pared del fondo 
a la izquierda se observa el hueco practicado para el proyector. Foto Iñaki Abella
El local sí se llenó en una función a modo de “gala artístico-literaria” promovida por Don Desiderio y Doña Ángeles, cura él de la parroquia y maestra de la escuela ella. Nos hicimos con constancia documental de la misma que se puso en escena el 27 de agosto de 1935 a las 21 horas con la interpretación del himno gallego a dos voces a cargo del coro infantil de Meaño, a lo que seguía dos repre-sentaciones teatrales con niños de la parroquia: “As trampas n’a feira”, tipificada como “de ambiente gallego” y la pieza cómica “Los tres valientes”. Maximino Crespo, que actuó en ambas lo recuerda: “en la primera hice de feriante y en la segunda tuve el papel de un personaje que se llamaba Urso”. Completaron el reparto gentes como Benilda Barbeito, Jorgelina Pérez, Óscar Pérez, Daniel Agís o el propio Germán Rodiño quien cuatro décadas después sería el primer alcalde democrático de Meaño tras la transición. El programa se completaba con un recitado poético, un cuplé francés, un monólogo -todo ello a cargo de niños de la parroquia- y la actuación de la orquesta pontevedresa del director Faustino Temes. La actividad del salón desapareció con la guerra “momento en que se convirtió en lugar de reuniones clandestinas de gente de izquierda” rememora Maximino Crespo. Los propios hermanos Daniel y Benjamín Muñiz, perseguidos por el bando franquista, se vieron obligados a la huir a Argentina para salvar su vida. Tras el conflicto armado el otrora salón funcionó durante unos años como local ocasional de comidas los días de feria en Meaño, los 13 y 29 de cada mes. En la pared exterior conserva todavía hoy las anillas donde ataban sus caballos los jinetes que hacían uso del local.

Exterior del "Baile de Otero" ó "baile de Tucho" en Meaño en la actualidad

El "baile de Otero" ó "baile de Tucho"
En Meaño no emergió otro salón similar hasta finales de los 40. Fue en la de Otero, nombre que rememora el de un antiguo comercio propiedad de Manuel Otero, que era tienda de ropa, calzado y alimentación, y hasta casa de comidas, y que existía en los años 20 en A Cubela, a pie de la que hoy es carretera PO 303 Castrelo-Samieira. Su prosperidad quebró en la posguerra tras la muerte traumática de su propietario. Viuda y herederos acabaron por vender el inmueble, un bloque de 60 metros de fachada cuya estructura exterior aún se conserva.
Valentín Castro Lage, que regentaba una tienda de ultramarinos en A Feira y ejercía también de taxista -suyo fue el primero de estos servicios que hubo en la localidad meañesa-, se hizo en alquiler con el cuerpo central que, tras destinar a garaje, convirtió en ocasional salón de baile hacia 1947-48. Eran años difíciles, donde la benemérita solía acceder al local interrumpiendo la música y cacheando al personal. “Nada más entrar la guardia civil los alfeizares de las ventanas se llenaban de navajas que cada cual se apresuraba a sacar el bolsillo antes de que se la encontrasen encima” recuerda por referencias familiares José Hermida.

Héctor M. Balboa "Tucho" en el centro en una imagen de 1991. 
Foto. Marcos Castro
Fue a mediados de los 50 cuando un carpintero de Meaño, Héctor Manuel Balboa Durán, más conocido como “Tucho de Barreiro”, invirtió buena parte de sus ahorros de emigrante en Venezuela, en adquirir el inmueble que hoy es propiedad de sus hijas. Con él el incipiente “baile de Otero” como era conocido, se consolidó y vivió su época dorada con sesiones en fechas señaladas: san Amaro (15 de enero), san Blas (3 de febrero), Carnaval, San Benito de Lores (21 de marzo) y la virgen de As Cabezas (lunes de Pascua). 


Interior derruido del baile de Tucho en la actualidad
Al salón, de 280 m2, se sumaba una cantina de 137 m2. Tenía suelo de hormigón y paredes pintadas de granate en su mitad inferior y blanco arriba. Eso sí, como todos los de la época carecía de servicios por lo que cada cual debía aliviarse por los aledaños. “El baile solía llenarse con unos 600 jóvenes que venían no sólo de Meaño, sino también con pandillas que llegaban hasta de Corón en Cambados” recuerda hoy Dolores Balboa, hija del entonces propietario. “En los primeros años -continúa- la entrada costaba unas 5 pesetas para los hombres y 3 para las mujeres, pero a finales de los 60 debía estar ya en 10 y 5 pesetas” apunta Dolores Balboa. En la puerta Etelvino Pérez “O Galego” y Daniel Muñiz -este último muy respetado por su carácter- vendían directamente las entradas, mientras que dentro Tucho, esposa e hijas se afanaban en servir bocadillos de sardinas, chorizo y queso en la cantina anexa, junto con tazas de vino, copas de ponche, anís y coñac, combinadas en ocasiones a modo de “sol y sombra”, tan habituales por aquellos años.


Otra imagen de Maximino y su esposa bailando en la ruinas del salón de Tucho. Además de haber bailado en él Maximino tocó aquí con la orquesta Melodías. Foto; Iñaki Abella
Por el “baile de Otero” pasaron en los 60 orquestas como “Melodías” -con el antes citado Maximino Crespo al saxo-, “Gran Victoria”, “Ritmo”, “Poceiro”, “Los Chicos de Jazz” o “Estrellas Azules” entre otras, cuyo caché podía estar entre 2.000 y 4.000 pesetas -12 y 24 euros de hoy- y cuyos músicos hacían un alto a medianoche un alto para dar cumplida cuenta de la cena que les preparaba Carmen Lores, la esposa del propietario. El local decayó a finales de los años 60 a la vez que emergía en Dena el salón Arosa. Dolores Balboa recuerda como “hacía falta una reforma que requería de una inversión importante a la que mi padre, ya entrado en años, no estaba dispuesto”. En 1971 el salón se convirtió en gallinero, una segunda faceta empresarial mostrada por Tucho “de Barreiro” que seguía viviendo de su taller de carpintería ubicado en un extremo de la vieja casona.

Baile de Torres en Coirón-Dena
Solar actual del "baile da Bichirija"
Dena y el "baile da Manca"
Mientras tanto Dena contaba en los 40 con el “baile de Torres” en Coirón y el “baile da Bichirija” en el centro, a pie de la PO 550 en el solar que hoy ocupa la firma Auto Recambios Dena, salones ambos precursores del “baile da Farraca”, también conocido como “baile da Manca”, que emergió en los 50 y alcanzó su plenitud en la década de los 60. Estaba situado en el solar que hoy ocupa la parrillada “O Compadre” a pie de la PO 550 en plena Rúa de Galicia. El salón debía su nombre a que empezó siendo regentado hacia 1952 por Aquilina “da Farraca” que alquilaba en local para representaciones ocasionales de teatro y títeres, amén de organizar algunos bailes. El otro nombre, el de “A Manca”, nos lo explica Luis Feijóo, vecinos de Xil vinculado a la familia: “Justo al lado de salón existía una taberna que regenta Juana Conde quien era conocida como “A Manca” porque había perdido una mano con 16 ó 17 años. Y en esa taberna enganchaban la luz del salón cada vez que había función o baile ocasional, pero “A “Manca” como tal nunca regentó en realidad el salón”.

Solar actual del antiguo "baile da Manca"
Hacia 1959 fue adquirido por José Otero, un vecino de Nantes conocido como “José de Pas” quien lo convirtió en salón de baile reglado. “En los años 60 acogía bailes casi todos los domingos y algunas fiestas de tradición en Dena como Santa Eulalia o Santa Lucía” recuerda Luis Feijóo. “Era un viejo alpendre de unos 150 m2 -continúa- que podía meter 200 o 300 personas. El suelo era de madera y al bailar había que tener cuidado con alguna tabla rota donde metías el pie a menudo”. Una de las formaciones asiduas era la “Orquesta de Freixo”, que debía su nombre al acordeonista de Simes que la lideraba. Luis Feijóo revive alguna anécdota del salón: “Benito de Pas, que era el hermano del dueño, ponía mucho celo en la puerta y en cierta ocasión Agapito “O Cochero”, que era muy echado para adelante, hizo un lazo con unas ramas se lo pasó por encima y lo arrastró fuera de la puerta permitiendo que muchos entraran sin pagar”.
El salón  acabó claudicando ante la competencia de la sala Capitol, que abrió unos metros más abajo. El viejo alpendre que fuera salón “da Farraca” lo adquirió en 1980 el propio Luis Feijóo junto con Mª Angustias Pintos y Alfonso Gondar que abrieron allí la parrillada “O Compadre” que se mantiene hoy regentada por otros dueños.

Exterior del "baile do Chosco" en Xil
Xil y el "baile do Chosco"
También la localidad de Xil tuvo su mítico salón. Fue el conocido como “baile do Chosco”. Regentado por Ramón Castro Torres, “O Chosco”, funcionaba en los 40 con bailes en fiestas señaladas en la parroquia como Santa Eulalia, San Miguel, San Antonio o Las Angustias. La hija de Ramón, Delfina Castro, lo recuerda hoy a sus 81 años: “Como el local era muy pequeño y había mucha gente estábamos todos muy apretujados, tano que bailar era complicado”. Convertido en garaje y alpendre
Delfina, Horacio y Mª Jesús, hijos y nieta de Ramón Castro 
"O Chosco" en el interior del salón hoy. Al fondo, el hueco 
que ocupaba el escenario. Foto: Iñaki Abella
todavía conserva hoy su estructura original con el pequeño escenario de ladrillo refractario incrustado en la pared norte del local, su suelo de cemento y la cubierta de teja. Sus escasas dimensiones -unos 90 m2- hacía imposible albergar barra alguna por lo que los que querían beber se acercaban a la taberna que el propio Ramón Castro regentaba mismo al lado. “Venía gente de Meaño, Cobas, Padrenda y Castrelo -recuerda Delfina Castro- pero aún así lo que se hacía en taquilla era tan poco que en ocasiones no daba para pagar la orquesta”. Su propietario lo alquilaba también para sesiones de cine ambulante “que venían por aquí y proyectaban durante una semana -apunta Delfina-, eran películas en blanco y negro como las que traía la familia Jiménez, que acabó asentada en Vilalonga”. El salón cerró sus puertas a finales de los 60. En los últimos años, cuando llovía, acabó albergando alguna verbena ocasional de las fiestas de Xil.

Aquí su ubicaba la sala Capitol, luego Arosa, en el centro de Dena
Otras salones
Otros salones nos quedan en el tintero. En Dena emergió en los 50 la “sala Capitol” de la mano de Luis Feijóo, que la alquilaba también para representaciones teatrales o de cine ambulante. A finales de los 50 la adquirió Calixto Varela que la convirtió a mediados de los 60 en salón reglado de baile bajo una cubierta de canizo -luego de uralita- con sesiones en domingos alternativos. Desde Meaño Valentín Castro Méndez empezaba a ofrecer un servicio de transporte pensando sobre todo en subir a los jóvenes desde Dena al regreso. La sala mudará su nombre para convertirse en el complejo Arosa que adquirió fama en los 70 con cine, discoteca, restaurante de eventos, cafetería y cervecería, pero esa es ya otra historia.

Casa hoy del viejo baile de Rodolfo
Algunos otros fueron muy ocasionales, caso del “baile de Rodolfo” y el “baile de Ernesto” en Simes, regentados por Rodolfo Fernández Otero y Ernesto Ucha Balboa en los números 11 y 23 de hoy del barrio de A Igrexa. El primero regentaba  un aserradero más una zapatería en Meaño, pero en los 50 se trasladó a Samieira para convertirse en marchante de alimentos de la Escuela Naval de Marín. Entonces aprovechó su casa vacía de Simes de forma ocasional para, a mediados de esa década,
Vivenda hoy del antiguo baile de Ernesto
ofrecer vinos y bocadillos, enmarcado todo ello por algún pequeño baile el día de San Blas (3 de febrero) y de alguna otra fiesta. Lo mismo hizo el segundo, Ernesto, que era un tratante de ganado “muy relaciones con la guardia civil en la época” según confiesa un vecino. Pero estas eran ya citas esporádicas, no salas de baile al uso, si bien ofrecían también su dosis de entretenimiento en fechas señaladas.






sábado, 12 de julio de 2014

conversas.com
Manuel Canario Vázquez
Fundador de la fiesta de San Cristóbal de Dena

 Dena celebraba este pasado sábado las bodas de oro de su fiesta de San Cristóbal, un evento que surgió en 1964 de la mano de Manuel Canario Vázquez, empresario natural de Pontearnelas y afincado en Xil que, tras abrir una empresa en Coirón-Dena, promovió el nacimiento de la fiesta. A sus 83 años y convaleciente de una delicada intervención quirúrgica en su garganta no puede hablar, pero logramos mantener esta entrevista días antes de la fiesta con la ayuda su hija Clara, presente, y que verbaliza lo que el padre vocaliza con sus labios, más el recurso puntual de un práctico bloc de notas. Los 50 años de la fiesta de San Cristóbal suponen para nuestro protagonista una carga de emotividad que no ocultan sus ojos mientras en la solapa de su chaqueta luce orgulloso para la ocasión la medalla de oro del santo que le concedió la organización cuando el 25 aniversario de la fiesta. La mantenida con él una de estas conversaciones entrañables que cuestan tan poco y en las que recibes mucho. Una lección sencilla que te da la vida. 

Manuel Canario junto con su hija Clara en un momento de la entrevista

“LA PRIMERA FIESTA DE SAN CRISTÓBAL DE DENA LA HICIMOS CON EL SANTO QUE NOS PRESTÓ CAMBADOS”

¿Cómo llega un vecino de Xil a promover la fiesta de San Cristóbal en Dena?
Yo soy de natural de Pontearnelas y tocaba el saxo y el clarinete en la orquesta “Melodías” que tenía su sede aquí en Meaño y que era lo mejor de su tiempo. En 1951 me casé en Xil y me establecí en esta localidad. Mi vinculación con Dena llega un tiempo después cuandó fundé allí la empresa “Hermanos Canario” que se ubicaba en Coirón y que se dedicaba a elaborare prebabricados para la construcción. Es desde esta empresa que nace el San Cristóbal de Dena.
¿Y cómo surge la idea?
Manuel Canario en otro momento de la
entevista mantenida en su casa de Xil
Surgió en un bar de Cambados en el año 1964. Por aquel entonces, además de la empresa de prebabricados, yo era “fragueiro”  y acostumbraba a tomar café en Cambados, porque era donde estaban varios bancos. En los años 60 la economía mejoraba, se comerciaba más y, coincidiendo una mañana en el Bar Barral con el dueño de Transportes Nuñez que era un buen amigo mío, hablábamos de cómo crecía Dena y cómo cada vez había cada vez más tráfico de vehículos y camiones del mundo de la industria que florecía por esos años en la localidad. Yo, que por aquella era teniente alcalde, le comenté que me gustaría promover una fiesta en honor al patrono de los automovilistas para que Dena cogiera notoriedad y fue precisamente él quien me dijo: “por qué no la organizas tú?, Haces una misa y yo te presto el santo?”. Y fue así como nació en San Cristóbal de Dena, desde Coirón y con el santo prestado por Cambados.
¿Por qué en Dena se celebra siempre en sábado si San Cristóbal es el 10 de julio?
Porque aquel primer año el 10 de julio cuadró en sábado. Luego nos dijimos que era mejor mantenerlo en ese día de la semana porque los automovilistas y camioneros estaban más libres para poder organizar la caravana. Amén del de Cambados fue el primero de la zona, luego vinieron otros como Vilalonga, Castrelo, Sisán, Simes…
¿Qué recuerdos conserva de aquella primera edición de la fiesta?
Recuerdo que la misa se hizo en el exterior de nuestra nave en Coirón, y que trajimos para cantarla a un coro de O Grove que dirigía un sacerdote muy bueno que se llamaba José Franco. Nada más acabar partió la primera caravana que subió ya a Meaño y a Xil para retornar de nuevo a Dena por la carreta que baja de Padrenda. Lo hicimos así porque queríamos darle un carácter municipal a la fiesta y el recorrido se mantiene hoy. Luego el resto de la jornada festiva transcurrió en la huerta de Limeta, lo que hoy en el Bar Dopazo, con la actuación del grupo de gaitas “Os Campaneiros” de O Sixto, que era uno de una de las formaciones de gaiteiros más importantes por esos años.

Nuestro protagonista en el jardín de su casa
¿Cuánto costó aquella primera fiesta?
Unas 200.000 pesetas, lo que hoy vendrían a ser unos 1.200 euros.
¿Contó con muchos participantes aquella primera caravana?
Unos 60 o 70 vehículos, contando también con algún camión. Muchos ya acudieron adornados con flores  y guirnaldas para la ocasión, lo que demuestra que la fiesta se vivió con mucho fervor desde sus inicios.
¿Hubo premios a los mejor engalanados tal y como se hace hoy?
No hubo premios en los dos primeros años, creo recordar que los estos empezaron en la tercera edición.
¿Y la idea de hacer la “sardiñada” convertida hoy en toda una tradición en Dena?
Fue algo que se me ocurrió a mí en el primer año para todos los que participaban en la caravana: sardinas, paz de maíz, vino… y servirlo todo gratis. Recuerdo que aquel primer año compramos tres cajas de sardinas y algunos chorizos que asamos en el exterior de la fábrica y que allí comimos todos juntos.
¿Recuerda quien estaba con usted en aquella primera comisión?
José Fernández Gondar, José “O Minquillo”, Limeta… y algunos otros que ahora no recuerdo.
Primer San Cristóbal con santo prestado. ¿Cuándo compraron el propio?
Al segundo año. Recuerdo que fuimos buscarlo a Santiago Jose “O Minquillo” y yo que nos costó 12.000 pesetas que pagamos entre los dos. Fue nuestra aportación a la fiesta. Es el santo que todavía se conserva hoy.
¿Por qué la imagen no está en la iglesia?
Yo quise ponerlo en la iglesia pero el cura Don Arturo me dijo que podía ser, que San Cristóbal no rezaba en el santoral, al menos esa fue la razón que me dio entonces. Por eso el santo estuvo unos años en el Bar Dopazo en Coirón, luego fue cambiando de ubicación. Ahora, días antes de la fiesta, se expone en el Bar Bahía en el centro de Dena.
¿Cuándo se trasladó la fiesta al recinto de los colegios de Coirón y por qué?
Se hizo cara a 1970 aproximadamente, y se buscaba con ello una situación más céntrica. Allí por entonces había un pinar y consideramos que era buen lugar para hacerla.


Un momento de la sardiñada de San Cristóbal de este año 2014
Fue la época de aquel concurso que premiaba al que comía más sardinas, ¿no?
Sí, como las sardinas eran ya una tradición, se nos ocurrió organizar el concurso. Fue algo que me quedó bien grabado en la memoria porque recuerdo que en una de las ediciones Julio, el electricista de Meaño, y Manolo “O Palleiro”, tras una apuesta, se zamparon 20 sardinas cada uno. Creo que luego el exceso les hizo pasar un mal rato.
¿Qué siente usted hoy cando la fiesta del San Cristóbal de Dena que usted fundó alcanza los 50 años de vida?
Una alegría enorme porque siga celebrándose con el paso del tiempo. Yo sólo puedo agradecer a la gente que arropara la fiesta y que lo siga haciendo hoy con la comisión actual. Sé que está muy bien organizada y que gente como Carabel y otros hacen un esfuerzo enorme para que perdure, por ello les felicito.
Los camiones hicieron un alto para saludar al fundador de la fiesta el sábado 12
¿Acudirá usted este año a estas bodas de oro de la fiesta?
Iré a la misa, como me gusta hacer cada año, si puedo. Luego subo para Xil y me aposto delante de mi casa en O Pazo a pie mismo de la carretera para ver pasar la caravana. Ellos siempre tienen un gesto conmigo: se paran delante de la casa y echan unos fuegos al cielo. Es algo que me emociona, supongo que este año aún más.


El patriarca siguió con su familia el paso de la caravana de San Cristóbal por delante de su casa de Xil

Puedes ver más fotografías que completan este reportaje en la sección MEAÑOLEANDO (pinchando en la pestaña que aparece en la parte superior de esta página)






sábado, 5 de julio de 2014

QUE LLE PIDES AOS POLÍTICOS MEAÑESES 
PARA AS ELECCIÓNS DE 2015?

Estamos a pouco menos de un ano das eleccións municipais de maio de 2015. Nesta ocasión abrimos o noso particular Ventanuco mirando cara esa cita. Sen saber quen van ser os alcaldables pero partindo dos líderes das tres formacións políticas que integran a actual corporación -e que ben poderían repetir en 2015-, brindamos ao lector unha ocasión para facerlles chegar as necesidades, suxerencias, etc. que ve para sua parroquia, para o seu barrio, para o municipio… E que estos políticos locais ou líderes doutras formacións que concorran ás eleccións poidan valoralas antes de empezar a elaborar os seus programas electorais e, si cadra, incluir neles algunhas das propostas que o lector prantexe.

Para facerlles chegar a cada un, ou a todos en xeral, a túa petición ou suxerencia deixa un comentario nesta entrada do blogue ou, mellor aínda, remítenola á dirección de correo electrónico fuenblanca@yahoo.es

Esta entrada estará operativa durante todo o mes de xullo. A principios de agosto publicaremos unha nova con tódalas peticións recibidas. Por favor, precisa se a suxerencia ou petición que formulas vai dirixida a un destos tres líderes ou a todos eles en xeral, que son:



LOURDES UCHA VARELA, actual alcaldesa de Meaño polo Partido Popular. Asumíu o cargo en decembro de 2012 tralo pasamento de Jorge Domínguez. Natural de Simes ten na actualidade 45 anos. Completou estudos de maxisterio, se ben non exerceu a profesión docente. Edil desde 1995 cando con 26 anos concorríu ás eleccións cos Independentes de Meaño de Jorge Domínguez. A mediados da lexislatura 2003-07 pasou a ocupar el cargo de tenente alcalde cun Domínguez xa enrolado nas filas populares. Está casada e na actualidad é nai de tres fillos.



ICÍA GARCÍA FERNÁNDEZ, con 22 anos é a portavoz del PSOE na corporación, cargo que asumíu en 2012 trala ausencia por traballo -logo renuncia- do alcaldable Félix Sineiro. Foi a edil más xoven del municipio en toda a súa historia ao resultar elexida en 2011 con tan só 19 anos de idade. É natural de Dena e pertence a unha familia de tradición socialista. Está solteira e acaba de finalizar este ano os seus estudos de Grao de Comercio (antiga carreira de Empresariais) na Universidade de Vigo. Actualmente realiza traballo de prácticas nunha empresa da Illa de Arousa.



RODRIGO PAZOS CASTRO, portavoz del BNG na corporación desde o ano 2011 en que concorríu como alcaldable pola formación nacionalista. É natural de Cobas, ten 35 años y está solteiro. Traballa como conductor de ambulancias do 061. Simpatizante del BNG “desde sempre” acabou por afiliarse á formación nacionalista en 2009. É un profundo coñecedor da realidade sindical e laboral, non en van é o delegado do sindicato CIGA na sua empresa desde fai oito anos. Tamén está involucrado na vida social da sua parroquia como demostra o feito de que é un dos promotores da festa de San Cibrán en Cobas.



Esta é unha excelente ocasión para facer oir a tua voz. 
PARTICIPA E OPINA NESTE BLOGUE.






domingo, 29 de junio de 2014

...unha banda no CAMPAMENTO!

 Sesenta xóvenes músicos da Escola Municipal de Música de Meaño disfrutaron esta semana do “V Campamento Musical” que tivo como destiño a localidade de Marín, onde traballaron e se divertiron de arreo hospedados nas dependencias do colexio San Narciso. Con eles viaxaron oito mestres de música a xornada completa máis outros seis colaboradores a tempo parcial para que os rapaces recibiran durante ese tempo unha formación musical intensiva co gallo de mellorar as suas capacidades á par que a sua socialización en grupo.


Un momento do concerto da Banda do Campamento Musical na alameda de Marín. Dirixe David Fiuza.


David Fiuza dirixe a Banda do Campamento nun ensaio no colexio San Narciso.
Foto: Juan Portela
Partiron o martes 24 en autobús desde A Feira xunto cos seus instrumentos. Coa expedición viaxaban tamén un camión que trasladaba a Marín a instru-mentación pesada, sillas e atrís para montar logo sobre o escenario do salón de actos do colexio San Narciso. Aquela noite o primeiro reto: canto tempo poderían estar tocando os campistas despois de cear? E, aí é nada, aguantaron entre as 22 horas e as 02 da madrugada. Durante o resto da semana as mañáns e sobremesas estiveron adicadas á formación musical a través de grupos de cámara, coro e banda de campamento, actividade ésta última que contaba con doble sesión diaria. A música voltaba a ser protagonista pola noite trala cea con audicións e concertos de mestres e alumnos. No medio, pola tarde, tempo para o ocio con praia, xogos, deportes, o percorrido da ruta do petrogligos de Mogor y a visita ao Parque dos Sentidos.

A Banda do Campamento tocando na alameda en Marín dirixida por Juan Portela
O venres 27, ás 20,30 horas, concerto na alameda de Marín. Ata alí desprazáronse nume-rosos pais, e multitude de curiosos detiñan os seus pasos para deleitarse coa música da canteira meañesa. Lástima que a chuvia irrumpíu cando anoitecía impedindo que rapaces e mestres completaran o concerto. Houbo que recoller a toda présa, cargar o camión, refuxiarse no palco cuberto da alameda e improvisar cos pais un servizo de traslado dos campistas ata as dependencias do colexio San Narciso. Todo rápido, seguro e ben organizado.

Concerto da banda ao regreso na Praza da Feira. Dirixe Juan Portela
Pero os rapaces, ataviados coas suas camisetas fucsias oficiais desta edición do campamento, tiveron tempo de resarcirse o sábado 28 na súa chegada a Meaño. Esta vez o tempo si lles permitíu ofrecer o seu concerto completo na Praza da Feira, o cal incluíu obras como “Circle of life”, "Sahlom", "Ultimátum", “El convenio”, ou “A day at the circus”, entre outras, xunto con pezas de coro e conxunto de cámara Certo que nesta ocasión refrexábase na cara dos campistas o cansanzo que trataba de mitigar os aplausos do centear de persoas que se citaron na praza para presenciar o momento.

David Fiuza dirixindo por última vez na Feira
Un concerto este de regreso que non estivo exento de momentos de humor ligados ao mundo do circo, e que puxo tamén de manifesto o bo traballo realizado durante estos días polos mestres e campistas. Os profesores defenden este tipo de experiencias "porque cinco días de traballo e aprendizaxe no campamento equivalen ás veces a catro meses de clase durante o curso".

Foi a quinta edición dun campamento que ata agora tivera comos sedes Allariz, Oleiros, Soutomaior e Cangas. Unha iniciativa fantástica que pon cada ano broche ao curso da Escola de Música e que redunda de cheo na formación dos rapaces. E foi tamén a última presencia en escea de David Fiuza que, con este campamento e concerto cos nenos, despedíuse para sempre de Meaño. Grande sempre, mestre!


Deixamos a continuación un par de vídeos para visionar. Para iso pincha enriba dos seguintes enlaces:


"Hakuna matata" fragmento (película "O rei león")
Dirixe: Marina Penas





“A day at the circus” (fragmento)
Dirixe: David Fiuza Souto





NOTA: Durante a semana podes ver unha selección completa de fotos pinchando na pestana "Meañoleando" que tes na parte superior desta páxina.




domingo, 22 de junio de 2014

COBAS E O SAN CIBRÁN DOS QUICOS

Hai poucas festas en Meaño que entendan ben o espíritu de “festa de aldea”, de por e para os veciños. Se unha delas é o San Amaro meañés outra das que cabe visitar para palpar ese ambiente é o San Cibrán de Cobas, unha festa impulsada por un colectivo de mozos e mozas entusiastas onde se respiran momentos entrañablse de farra e desenfado durante toda unha xornada no monte mirador de San Cibrán, desde onde un pode disfrutar, amén da festa, dalgunhas das mellores estampas da comarca do Salnés.

As mozas celebran o triunfo tras gañarlle aos mozos no tiro á corda

Inicio dunha das tandas do trio á corda
Esta edición do San Cibrán celebrouse o pasado domingo día 15 de xuño. O calor e o tirón dos furanchos -estamos na meca destos establecementos- lastrou algo de xente durante a matinal en que unha procesión de tractores engalanados percorreu a parroquia co santo e en compña da música da charanga “Os Atrevidos”.  A caeravana acabou no cumio onde, tras unha misa, os veciños deron boa conta dun almorzo campestre a sombra dos carballos. Tal e como a festa, este é un almorzo familiar que congregou para a ocasión apenas un centear de persoas. Nel o desenfado reina por doquier. A comisión trata de que a xente esté a gusto e para iso convida a unha xenerosa tapa co aperitivo e a un bo roscón por mesa no postre.

David Outeda e Marcos Prado gañaron fixéronse con quicos na "solta"
A solta dos quicos
Minutos despois de seis da tarde empezaron os xogos populares que tiveron un ano máis como momento álxido a tradicional “solta dos quicos”. A esas horas eran xa unhas 200 persoas as que se congregaban no alto para ver como os máis atrevidos se guindaban monte abaixo tratando de atrapar coas suas mans a escurridizas aves de corral botadas desde o varanda do cumio mesmo por dous membros da comisión. Este ano o premio da solta foi para Marcos Prado y David Outeda, dous mozos de Cobas que atraparon os quicos en apenas medio minuto sen darlles apenas tempo as aves a aterrar e ubicarse. O certo é que o desbroce de vexetación  feito uns días atrás na ladeira deixou sin parapeto aos quicos que esta vez non puideron escurrirse ata ocultarse no monte como fixeran en 2013. Un Marcos Prado que é todo un experto nesta lides: “debe ser o cuarto ano que collo un dos kikos -recoñecía-, eu adoito vir porque me gostan estas aves para logo criar na casa”.


Público e concurrantes riron co xogo recoñecer á parella cos ollos vendados
A “solta de quicos” completuse con outros xogos, como carreiras de sacos, o baile da silla, o tiro á corda, recoñecer a parella ás apalpadelas e cos ollos vendados, ou tamén a tradicional “carreira do mirador”, una proba atlética improvisada que consiste en dar tres voltas ao alto, e na cal repetíu premio David Outeda, mentras que carreira infantil foi para Clara Torres.


A comisión do San Cibrán 2014
400 camisetas
Esta festa move un presuposto de 6.000 euros que se financian en base as aportacións dos veciños e á venda de 400 camisetas que este ano eran de cor violeta. A comisión desen-volve un traballo encomiable, non só nas semanas previas, senón durante na propia xornada por canto a ausencia de auga e luz no monte obrígalles a portar unha tina con 500 litros de agua no volquete dun camión, e xeneradores de corriente para dar servicio durante a xornada, iluminar pola noite o alto e facer posible unha verbena desas nas que aínda toda a xente baila -que xa quedan poucas porque nas outras só mira- e que empezaba con lus diurna á última hora de serán, verbena que nesta ocasión protagonizaron o grupo Hihoshima e o dúo Dixital e coa que se pechou ao fio da medianoite a edición deste ano. Toda unha festa para estar.

Outras fotos do San Cibrán de Cobas

O animador convidando ao público a xogar


Outra imaxe do xogo de recoñecer á parella cos ollos pechados


O tiro da corda en plena acción


O santo non podía faltaar presidindo a festa


Mentras uns xogaban outros botaban a sesta á sombra


Dous membros da comisión traladan ao cumio os quicos nunha caixa


Mostra dos quicos desde a varanda antes de seren soltados


Outra imaxe desde a baranda cos quicos na man


Intre no que David Outeda atrapa un dos quicos sobre unha rocha


Marcos Prado mostra o quico nada máis atrapalo


Os gañadores coas pezas cobradas


As camisetas violetas do San Cibrán domiñaron a festa


Dous membros da comisión atende a suxestión que lles fai un veciño


Unha imaxe do bar da comisión cos trofeos e medallas antes de seren entregados


O descanso do animador


Calquera prestexto era bo para xogar, neste caso unha corda á que saltaron mozas...


... e mozos