sábado, 25 de marzo de 2017

El deporte brinda en ocasiones historias discretas, tan peculiares como humanas, dignas de ser contadas. Tal es el caso de la iniciativa “Tirillas, gente corriente”, un grupo de amigos a los que acabó uniendo el mundo del running y las carreras populares como un reto de superación para, partiendo de ser meros aficionados que sufrían para acabar un 5.000, llegar a completar maratones como Oporto, Sevilla o A Coruña.

“TIRILLAS”, GENTE CORRIENTE

Atleta de los "Tiirillas" con una de sus camisetas
“Tirillas, gente corriente” es un iniciativa de los hermanos Andrés y Miguel Sueiro (Dena), que hicieron piña con José Cereijo, Miguel Taboada (ambos de Sanxenxo) y Paco Costa (O Grove) para disfrutar juntos del mundo de las populares. “Todo empezó por el año 2004 -recuerda Andrés Sueiro- en que cada cual practicaba su deporte, que en ningún caso era el atletismo, y que, cuando nos juntábamos para jugar una pachanga, nos metíamos con José Cereijo porque siempre estaba renqueante, diciéndole por su endeblez que parecía un tirillas”. “Por aquella -continúa- nos propusimos entonces como reto participar en una prueba de running, tipo yinkana, que era la Asics Eternal que se organizaba en Pontevedra. Lo hicimos y acabamos todos, medio lesionados, con tanto problemas físicos que nos reímos de nosotros mismos diciéndonos que, en realidad, todos éramos como Cereijo, unos tirrillas.” “Fue de así -explica- que nació el nombre y empezó nuestra afición a participar en las carreras populares en grupo, con camisetas propias de diseñaba Miguel y donde rezaba un logo con el lema Tirillas, gente corriente, porque eso éramos”.

Grupo de "Los Tirillas" en la Vig-Bay, 2011

Maratones de Oporto y Sevilla
Lo que se propusieron a partir de ahí fue una historia de superación personal. “Tratamos de ponernos retos -apunta Miguel Sueiro- demostrándonos como, partiendo de cero y siendo meros aficionados, gente corriente como rezaba el lema, a los que les costaba acabar un 5.000, ponernos a entrenar juntos, por nosotros mismos, y acabar corriendo medias maratones e incluso maratones míticas como Oporto o Sevilla, haciendo bueno el dicho de que el que quiere, puede”. Maratones como el que A Coruña que incluso, alguno como Andrés Sueiro, acabó completando en 2016 con una digna marca de 2 horas y 55 minutos, o la Vig-Bay (años 2008, 2009 y 2010), fueron otros de los retos que el quinteto afrontó “logrando acabarla los cinco”, así como en su día la “Maralba”.

Los Tirillas al término de la Carreira Popular de Meaño'2014
Logros personales
A ello cabe añadir, con el tiempo, otros logros personales como el de Miguel Taboada, un “tirillas” que acabó ganando dos años consecutivos la milla urbana de Sanxenxo en su categoría de veteranos, o el de Paco Costas, “tirillas” que se acabó como tercer clasificado del campeonato gallego de canicross en Padrón en el año 2010.
La presencia del grupo en las carreras populares de la comarca ha sido estampa habitual en la última década, a la que daban colorido con sus camisetas, divulgando además su iniciativa a través de la red con un blog propio y vídeos de sus carreras subidos a youtube. Cierto que Andrés Sueiro reconoce “la Popular de Meaño fue siempre la madre de todas la carreras”. “Meaño -explica- fue la primera popular que corrimos juntos como Tirillas, y desde entonces ha sido una cita fija en el calendario,”. De hecho ambos hermanos, en más de una ocasión, se hicieron con el trofeo al primer clasificado de municipio en esta prueba considerada, por tradición y participación, una de las clásicas por excelencia de las populares gallegas. “Tanto para Miguel como para mí -afirma Andrés Sueiro-, como meañeses que somos, es todo un orgullo poder presumir en nuestro concello de una carrera que desde hace años se ha convertido en una referencia, hasta el punto de que siempre que cruzo la línea de meta me asoma la emoción de lo fantástica que es la experiencia de correr aquí cada año”.

Foto de familia en la Vig-Bay 2011
Pervive el espíritu
Tanto caló la iniciativa en el grupo que, por un momento, barajaron la posibilidad de organizarse en club de atletismo. “Lo llegó a proponer Paco Costa -apunta Andrés Sueiro-, pero al final, por unas cosas o por otras, lo fuimos aplazando, y hoy ya cada cual con familia e hijos… ya no tenemos tiempo, incluso apenas sí para entrenar juntos”. “Si acaso -añade- nos sigue ilusionando de cuando en vez participar y transmitir ahora nuestros hijos el espíritu de continuar ellos la saga de los Tirillas, en su afán por ser, ellos también como tantos otros gente corriente haciendo running”.


sábado, 18 de marzo de 2017

*** Opinión
Ruborícense, por favor

Entregarse abertamente á información a través das redes sociais sempre entraña un risco, do cal non se libra nin a política municipal meañesa dun tempo a esta parte. Un paseo ocasional por algunhas desas canles, que tamén empregan as diversas forzas políticas locais, da vértigo. Vértigo, de ver como nas súas páxinas, travestida de información, deslizan a sua particular propaganda. Vértigo, de comprobar hasta que límite pode o informante censurar ou tratar de manipular a información, tomada prestada dos medios de comunicación, para retorcela de xeito consciente en beneficio propio.

Un ten visto nesas páxinas como os recortes de xornais sobre Meaño que se insertan, co pretexto de informar, son ás veces sesgados intencionadamente, non colgando en ocasións aqueles que poden resultar “adversos”, ou amputando noutros casos paráfragos ou partes da información que non interesa divulgar. Todo isto, metido no medio doutros extractos, que si se serven como información veraz e que se editan completos, sobre todo aqueles referentes ao ámbito social, humano ou cultural… outra cousa é cando tocan o ámbito político. En fin: isto si, isto non; corto aquí, pego alí; destaco isto, oculto aquelo… Vellas formas de actuar de censores doutros tempos.

Díranme que esas páxinas dos partidos políticos nas redes sociais son para iso, para publicitarse. Ben certo. Pero que logo sexa precisamente esa xente, que promove este xeito de actuar, a que, desde a súa consabida militancia política, trate de dar leccións de ética e moral tachando aos demáis -que non andamos nese xardín-, de estar pro ou contra, de ir con uns ou con outros, en función de onde sople o vento ese día… En fin, cando menos, ruborícense, por favor.



sábado, 11 de marzo de 2017

conversas.com 
Francisco "Queco" Fresco Camaño
Del balonmano a la poesía

Alma máter del balonmano grovense Queco Fresco es una de las caras más conocidas del deporte meco. Tras una trayectoria de años vinculado al Rasoeiro y a la propia Federación Gallega de Balonmano, ahora, a sus 57 años, irrumpe en una versión más personal para dar a conocer una de sus facetas íntimas, que no es otra que el mundo de la poesía que cultiva desde siempre. Este pasado viernes, 10 de marzo, presentaba “Escarbando bajo las horas brujas”, su primer libro de poemas, a modo de antología de años de creación literaria que fue creciendo a cada paso en cuadernos personales, tanto que muy pocos -apenas sí los más cercanos- conocían de su pasión por el mundillo poético. Hoy le abrimos nuestro particular Ventanuco, trayendo hasta aquí una entrevista realizada en los días previos, y recordando su vinculación con Meaño por cuanto él estuvo unido a los orígenes del balonmano en este concello, cuando a inicios de los 80 dirigía las primeras sesiones de entrenamiento de un grupo de jóvenes emplazados a jugar contra los juveniles de todo un Teucro para presentar este deporte a sus convecinos. Pero en esta ocasión la cita no es para hablar de deporte, sino de poesía.

“LA POESÍA ES UN ESCARBAR CONSTANTE EN LAS HORAS BRUJAS

El entrenador, y ahora poeta, Queco Fresco
Después de toda una vida dedicada al balonmano ¿cómo acaba asomando su vena de poeta?
La verdad es que la poesía ha sido una pasión que tuve de siempre, desde que era un chaval y empecé escribir mis primeros poemas con apenas 11 años. Pero no es menos cierto que era una faceta desconocida para la gente, apenas sí sabían de ella los más íntimos. Y, la verdad, es que choca cuando ahora la descubren, tanto gente en mi profesión, que soy técnico electrónico, como del mundo de balonmano.
¿Cuánto tiempo maquinando esta publicación?
Mucho. Lo que ocurre es que todo el balonmano acaparaba todo el tiempo en mi vida: en el Rasoeiro fui entrenador, coordinador técnico, directivo y hasta presidente… Incluso fui árbitro un tiempo. Y fue así que los poemas que iba escribiendo iban quedando dormidos en cuadernos. Por dos momentos me animaron a publicar, y estuve a punto de hacerlo, pero por unas cosas o por otras lo pospuse.
¿Cuándo fueron esos dos momentos?
El primero, a inicios de los años 90, cuando por medio de normalización lingüística estuve a punto, pero cuando vi la maqueta con los poemas traducidos al gallego, porque yo los había concebido castellano, no me convenció, y lo aparqué. El segundo, en 1996, ocasión para la que incluso Fernando Salgado me había escrito el prólogo… pero otra vez el balonmano copó mi tiempo y lo volví a aplazar es espera de una mejor ocasión.

Fernado Salgado, Queco Fresco, y José Luis Teófilo en la presentación del libro
¿Y por qué ahora?
Porque la gente cercana me seguía animando, y más aún a través de un grupo de poesía que habíamos creado en O Grove. Ahora, siento que estoy en un momento de mi vida más tranquilo, más sosegado, con más tiempo, no tan volcado en al balonmano… y por ello entendí que era el momento. Lo hago de la mano de Teófilo Comunicación en la edición y respetando, palabra por palabra, aquel mismo prólogo de Fernando Salgado en 1996, pero añadiendo algunos otros poemas que fui creando desde entonces.
¿Cuándo, donde y como será el acto de presentación?
Será el día 10 de marzo, será en la “Sala das Cunchas” del ayuntamiento de O Grove, a modo de recital poético, incorporando la música y la voz de Carolina Rubirosa, en un acto que presentará Fernando Salgado y con presencia mucha gente cercana.
¿Por qué el título “Escarbando bajo las horas brujas” para esta antología?
Porque, en realidad, la creación poética para mí ha sido, y es, un escarbar constante en esa hora bruja, que es la noche, en que te evades de todo: del trabajo, del balonmano… y te quedas a solas contigo mismo, es como desnudarse ante el papel. Pero tengo otra particularidad, que apenas sí he contado: voy siempre a todas partes con un bolígrafo y un papel, tengo libretas en todos los rincones, mismo en el trabajo, porque una idea, un verso… aflora en cualquier momento, y cuando brota debes estar ahí para aprehenderlo.

Carolina Rubirosa cantando durante el acto de presentación
El libro cuenta con una portada, que no sé si definir como impactante, inquietante o profunda… pero que también se concibió en la familia ¿no?
Sí, fue mi hijo Borja, que es diseñador gráfico quien la hizo. La verdad es que primero había diseñada otra, con la que llevábamos ya unos años, pero no le acababa de convencer, y acabó creando esta que le llenaba más, a mí me pareció excelente, y la cambiamos justo una semana antes de enviar el libro a la editorial.
¿Cuántos poemas en el libro?
Unos 140, concebidos a lo largo de años… desde la década de los 70 hasta hoy.
¿Y con qué temática se va encontrar el lector?
De todo un poco, pero son todos ellos poemas intimistas, con verso libre, donde afloran multitud de sentimientos: amor, desamor, soledad, sentimientos encontrados, reflexiones sobre la vida misma...
Joaquín Sabina decía que hay buenas canciones de amor, pero aquellas realmente buenas son las de desamor. A la vista de sus poemas, ¿comparte la opinión?
Totalmente, porque el sentimiento de desamor es más profundo y te rasga más por dentro, y ese es el momento creativo, es la oportunidad de desahogarte escribiendo lo que sientes justo en ese instante.

Queco Fresco posa con su libro al término del acto
Para el que quiera encontrar algún avance de sus poemas puede hacerlo ya en la red ¿no?
Sí hay muchos subidos a youtube de mano de un proyecto que llamamos, “un poema, una voz”, donde, con la inestimable colaboración de Francisco Pérez “Katelo”, hemos ido grabando varios de mis poemas con voces de gente anónima y amateur… incluso el último que subimos me lo enviaron hace apenas unos días desde Tenerife: grabado y con montaje musical incluido, listo para subir a la red. También hemos organizado tres recitales poéticos en O Grove que han tenido una excelente acogida. Todo esto me ha animado y me sigue animando en la faceta creativa y a publicarlo ahora.
“Plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro” dice una frase célebre. ¿Siente que con este libro completa un círculo?
En mi caso sí. Pero espero que no sea el último, de hecho tengo otro más en proyecto, también de poesía, e incluso alguno más que me gustaría, pero ya en otro ámbito.

El autor firmando uno de los ejemplares
¿En cuál si puede saberse?
 En el plano didáctico de balonmano. Lo tengo escrito y está ahí, esperando a salir un día a la luz. Es un libro de balonmano base, escrito a partir de mi experiencia de muchos años como formador, y que versa no sólo sobre el método, sino sobre la psicología de cómo llegar al niño en el aspecto emocional a través de este deporte. Lo tengo ahí, pero preciso de colaboradores, correctores… quizás un día.
No puede acabar sin preguntarle por sus poetas de cabeceras a la hora de lectura
En poesía leo todo cuanto cae en mis manos, a veces sin importarme ni el autor, pero últimamente estoy muy enganchado a los poetas jóvenes como Diego Ojeda, Marwan, Elvira Sastre… Son gente que me encanta. Y los clásicos, que siempre están ahí: Rosalía, Benedetti, Gabriel Celaya. De hecho el acto de presentación arrancará con un poema de Celaya, musicado en su día por Paco Ibáñez, titulado “La poesía es un arma cargada de futuro”.


Escoita a Carolina Rubirosa cantando un poema do libro de Queco Fresco no acto de presentación. Para elo pincha no seguinte enlace


oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo


NOTA: Los interesados en adquirir "Escarbando entre las horas brujas" pueden hacerlo en las librerías  de O Grove, en "Folllas Novas" en Santiago, o bien poniéndose en contacto con el autor -con el que puedes inter-relacional y comentar los poemas- a través de de la dirección correo electrónico quecofresco@gmail.com

POETÍZATE: Para abrir boca aquí os dejamos dos de sus poemas. 
Para escucharlos pincha el los iconos de "play"













sábado, 4 de marzo de 2017

conversas.com 
Ignacio Varela Camiña
35 años como director del Coro de Xil

Meaño cuenta en la actualidad con cinco pequeños coros parroquiales, la mayoría surgidos en los años 80 y que mantienen su actividad gracias a la dedicación altruista de sus integrantes. Prueba de ello es la entrega de nuestro protagonista, Ignacio Varela, el director más veterano y que más años lleva al frente de una de estas agrupaciones, en su caso el coro de Xil, que él mismo contribuyó a crear y que dirige desde hace 35 anos. A sus 73 entiende que el final de su etapa de director está próximo “porque son muchos años y todo cansa” e incluso reconoce que tiene ya fecha. No obstante, se muestra convencido de que el coro puede continuar “porque en la zona hay gente preparada para asumir la dirección” y, de hecho, alienta a la formación a ello.

EL FINAL DE MI ETAPA COMO DIRECTOR DEL CORO DE XIL TIENE FECHA, PERO NO LA DIGO”

Ignacio Varela en su casa de Xil
Aunque director del coro de Xil durante 35 años su relación con la música viene de mucho más atrás ¿no?
Sí, me inicié con 12 o 13 años aprendiendo a tocar el acordeón. Empecé a estudiarlo hacia 1955-56 con un maestro de Cambados, que se llamaba, y se llama porque todavía vive hoy, Ángel Losada. Todas las tardes dos muchachos de aquí de Meaño, que éramos Pablo Dovalo y yo, recorríamos casi 10 kilómetros en bicicleta hasta Cambados para recibir clases en su escuela de música.
¿Y cómo se le dio por este instrumento? 
De aquella, estoy hablando de los años 50, era muy habitual de las orquestas. Recuerdo que mi primer acordeón se lo compré a Poceiro, el mismo que dio nombre a la aquella mítica orquesta, y que era un lutier porque los fabricaba él mismo. Me costó unas 8.000 pesetas de aquel tiempo.
Y con él dio el salto al mundo de la orquesta.
Sí, de hecho empecé a tocar en la orquesta Galicia, una pequeña formación que había aquí en Meaño. Luego estuve en otras: Nueva Vera Cruz, Crazy Kray… En los primeros años con el acordeón, pero luego acabé en el órgano, toda vez que el acordeón acabó desplazado por él en las orquestas. Hoy he vuelto al acordeón junto con Pablo Dovalo en la formación Rías Baixas, o bien tocando a dúo con él. Es algo que sigo haciendo porque siempre ha sido mi gran pasión.
El coro de Xil estuvo ligado a usted desde siempre. ¿Cuándo y cómo se formó este coro?
Hace años, estoy hablando de inicios de los años 80 del siglo pasado, había en Xil un cura que se llamaba Manuel Cornes que, cada Nochebuena, organizaba a un grupo de gente para cantar villancicos en la misa del gallo que él oficiaba a medianoche. Un día me citó en la iglesia… Fue una media encerrona, porque allí me estaba esperando con un grupo muchachas. Me animó para que me pusiera al armonio, él empezó a dirigir y nos soltamos a cantar allí mismo. Así empezó todo. El cura dirigió aquel coro en los primeros años mientras que yo tocaba, pero, con el tiempo, me convenció para que asumiera también la dirección. Y desde entonces hasta hoy.

Otra imagen de nuestro protagonista
Y 35 años sin percibir nada por su dedicación.
Sí, siempre ha sido por amor al arte… y a Xil (sonríe).
¿Cuántas voces componen este coro de Xil?
Somos pocos… apenas 20 personas. A lo largo de los años hubo gente que se acabó yendo y otros viniendo, como suele ocurrir es este tipo de agrupaciones, pero se mantienen todavía siete u ocho de aquellos que empezaron hace 35 años.
¿Cuál es la edad media de los coristas?
Cuando empezamos éramos jóvenes, pero ahora la edad media debe rondar los 65 años.
¿Y cuánto tiempo dedican a ensayos?
Poco. Ensayamos un día a la semana, que es el martes, en la casa de cultura. La sesión dura una hora… no más, enseguida empiezan a sonar las alarmas de los teléfonos: que si uno tiene que tomar el sintrom, que otro pincharse por la diabetes… (risas) los años no perdonan.
¿El final de su carrera como director del coro de Xil tiene fecha?
Sí, y está pronta. No la digo, pero sí tiene fecha… Todo cansa, y lo mío como director del coro de Xil ya son años. En el acordeón no, ahí seguiré mientras los dedos me obedezcan.
¿Barajó el haberlo dejado antes?
Sí, pero me daba pena porque si lo dejaba sentía que el coro podía disolverse.
¿Y no teme que eso ocurra ahora?
Ahora no tiene por qué.
¿Ve que existe la posibilidad de encontrar un nuevo director?
Dentro del coro no, pero por fuera sí hay gente de la que se puede echar mano para que el coro siga adelante, y es lo que deseo.
El municipio de Meaño cuenta desde hace años con cinco pequeños coros parroquiales. ¿Nunca existió un movimiento para aunarlos y formar una buena masa coral?
No, que yo sepa. Y sería bueno que lo hubiera. Mismo aquí cerca, en Meis, tienen también varios coros, pero se pusieron de acuerdo a nivel ayuntamiento para integrar una gran coral con las mejores voces.

Ignacio Camiña dirigiendo el Coro de Xil en el último Festival de Panxoliñas de Meaño
¿Y que sería necesario para que Meaño siguiera ese ejemplo?
Que aparezca un director con ilusión que se atreva a impulsarlo. Y también sería bueno contar con una instalación adecuada para albergar cada año un certamen o un festival de buenas corales, que podía atraer a gente y despertar de paso la pasión de algunos por sumarse a este mundillo del canto coral.
¿Por qué la gente joven no se suma a estos coros?
Porque supone mucho trabajo y no está pagado, es pura afición, no más. La gente joven hoy tiene otras preferencias.
¿Y cómo se gestiona por dentro un coro parroquial pequeño, como este de Xil?
Con mucha dedicación por parte de la gente, porque las actuaciones y el dinero que se cobra por cantar un misa, que lo que más salidas nos supone, es muy poco. Incluso en algunos festivales de habaneras a los que tenemos acudido la participación en altruista. Luego está algo de dinero por parte del concello por actuar en el festival de villancicos, algún año de la Diputación… Es poco y lo que se hace con ese dinero es generar algo de fondos que dan para comprar o renovar trajes, hacer alguna comida al año y poco más.


sábado, 25 de febrero de 2017

LOS PREMIOS “MAGNUM” DEL VINO GALARDONAN A UN BODEGUERO Y UN SUMILLER MEAÑESES

La séptima edición de los premios “Magnum”, que concede el Instituto Gallego del Vino, ha galardonando con máximas distinciones a dos jóvenes meañeses vinculados al mundo al sector como son Eduardo Camiña Ucha, designado por el jurado mejor sumiller en el tratamiento del vino gallego, y al bodeguero Rodrigo Méndez Arosa, cuyo Rías Baixas tinto “Finca Genoveva” fue reconocido por el jurado cómo mejor vino gallego del año.

Entre las mejores del mundo
El bodeguero Rodrigo Méndez
Rodrigo Méndez no ocultaba su satisfacción por un galardón que supone todo un reconocimiento para su proyecto vitivinícola encarnado en la  bodega familiar “Forjas del Salnés”, con sede en Cambados. De la mano del enólogo Raúl Pérez lleva una década volcado en los Rías Baixas tintos con los que está cosechando éxitos. Y es que a este galardón suma el reciente reconocimiento de la prestigiosa revista norteamericana “Wine & Spirits” que ha calificado a “Forjas del Salnés”, ahí es nada, como una de las mejores 100 bodegas del mundo. La publicación se basó para ello en la cata y puntuación de tres de los caldos de esta firma que fueron los tintos caíño “Goliardo” y “Finca Genoveva”, más el albariño “Leirana”.

Cepas con 200 años
El “Finca Genoveva” es un caíño tinto, cuya uva, procedente de cepas viejas con 200 años de vida que explota en una finca de Valiñas (Barro), ha sido pisada con los pies y transformada en vino siguiendo un proceso puramente artesanal. De hecho es un caldo selecto, criado durante 12 meses en barrica envejecida, y del que tan sólo se elaboran 700 botellas. Uno de los secretos de este meañes para ganar en calidad en sus viñedos ha sido, siempre de la mano de Raúl Pérez, “el mermar el rendimiento, esto es -explica- bajar la producción de la cepas, recogiendo así en la cosecha menos racimos pero con una uva de mucha mayor calidad que nos permite afrontar proyectos como este de Finca Genoveva”.La firma “Forjas del Salnés” tiene en el mercado actualmente unas 15 marcas diferentes de Rías Baixas, y envasa unas 10.000 botellas en variedades tintas, caíño, espadeiro y loureiro, trata de forma monovarietal o, como en su “Bastión de Luna”, aunando las tres variedades e un mismo vino.Su última apuesta ha sido la salida al mercado, hace apena una semana, de “Tras da Canda”, un caíño blanco monovarietal, único vino blanco de esta variedad cien por cien caíño que se elabora en Rías Baixas, y que también cría en barrica envejecida durante 12 meses a partir de una uva que , obtiene en unos de sus viñedos plantado en la parte alta de Sanxenxo.

El sumiller Eduardo Camiña
Finalista del "Nariz de Oro" 
En cuanto a Eduardo Camiña Ucha el jurado destacó que “pocas personas atesoran hoy tanta juventud y talento”. El sumiller de tanto sólo 24 años y natural de Simes, trabaja ahora en “Mugarri”, uno de los restaurantes vizcaínos de referencia en el momento. De hecho, por su trabajo en Euskadi no pudo estar presente en la gala, por lo que el galardón fue recogido en su nombre por su padre.  
En 2013, con 21 años, Eduardo Camiña fue designado uno de los once finalistas del prestigioso concurso “La Nariz de Oro” en España, y en 2015 se proclamó ganador del Concurso Gallego de Sumilleres. Forjado en restaurantes de prestigiosos cocineros gallegos como Pepe Sollla, Xoan Cannas y Javier Olleros, Eduardo Camiña es hoy, pese a su juventud, una de la referencias gallegas en al mundo del arte del vino.
Un Camiña Ucha que, de hecho, ya advertía hace un tiempo a través de nuestro particular Ventanuco precisamente del potencial de los Rías Baixas tintos: “Galicia en general, y las Rías Baixas en particular -afirmaba-, tiene unas condiciones de suelo y clima que dan como resultado unos tintos muy buenos y singulares, tanto que tintos con estas características no se encuentran en ninguna otra parte del mundo”. Y hacía una recomendación: “que se elaboren de la manera más natural posible -afirmaba-, porque todo lo ecológico está de moda y el mercado lo está acogiendo bien”


sábado, 18 de febrero de 2017

conversas.com 
José María Bello Santos
Delegado de la Asociación de Apicultura de O Morrazo


Natural de Moaña pero afincado en Bueu, y apicultor desde su infancia, José María Bello es el actual delegado de la Asociación de Apicultura de O Morrazo, que actualmente agrupa a una treintena de asociados vinculados al sector, organización que por extensión de la Asociación Gallega de Apicultura. Dada la falta de operatividad de los equipos de la administración, su colectivo viene llevando a cabo, por su cuenta y riesgo desde hace 2015, una lucha particular contra la avispa velutina, la cual actualmente tratan de exportar a varios concellos. La intención de un apicultor meañés, Rodrigo Pazos, más el caldense, José Ángel Cascallar, de promover una iniciativa similar en Arousa, ha llevado e José María Bello a intentar llegar con su propuesta a tierras salinienses, con el objeto de aunar esfuerzo de apicultores y concellos.

“LA LUCHA CONTRA LA VELUTINA PASA POR IMPLICAR YA A LOS CONCELLOS”

El apicultor José María Bello trabajando en sus colmenas
¿Es posible parar la plaga de la avispa velutina, tal y como se están extendiendo en estos últimos años?
Sí, claro que se le puede plantar cara y que podemos pararla, pero no como lo está haciendo la Xunta, con un método ineficaz que pasa por una empresa que es Tragsa y que es la que se encarga en muchos concellos de la retirada de nidos, pero que carece de la motivación necesaria para actuar con celeridad y erradicar la plaga.
En la asociación que usted lidera en O Morrazo se lo han propuesto por su cuenta. ¿Cómo surge la idea?
Fue vista la inoperatividad de la Xunta para actuar con prontitud ante los casos denunciados que una decena de apicultores del colectivo empezamos en 2015 a dedicarle tiempo y dinero para actuar por nuestra cuenta. Lo hacíamos con escaleras y arneses para subirnos a los árboles, jugándonos el tipo, hasta que un edil de Moaña, que un día nos vio trabajar en esas condiciones, nos dijo que aquello tenía que acabarse y movilizó al concello, que fue el primero, para apoyarnos y equiparnos debidamente para poder realizar nuestra labor en adelante con más seguridad.
Y desde ahí extendieron su plan a otros concellos.
Sí, amén de en Moaña, estamos actuando en Cangas, Vilaboa, Bueu, Marín e incluso llegamos a Barro. También se lo plateamos a Pontevedra, pero ahí, por su cuenta, el concello decidió invertir ya 20.000 euros en un equipo propio para afrontar la lucha por su cuenta.

Un nido de avispa asiática
¿Lo hacen de forma altruista?
Sí, pero esto no puede seguir así. Lo nuestro es pasión por las abejas, en mi caso las crio desde los nueve años, las quiero casi como si fueran de la familia, y no estoy dispuesto a quedarme quieto, quiero luchar lo indecible para no perderlas.
¿Qué resultados están logrando en esta actuación por su cuenta contra la velutina?
Sirva como ejemplo que desde de 7 de junio de 2016 hemos retirado 480 nidos de activos. Pero además, con las diversas trampas que hemos colocado en estos concellos, hemos capturado entre 1 de marzo y el 25 de mayo de 2016, 3.500 avispas reinas, lo que significa, evitar la creación de otros tantos nidos. Estamos haciendo por nuestra cuenta un trabajo que no sólo beneficia al apicultor sino que está siendo, por extensión, un servicio a toda la ciudadanía. Pero este es un parche, una situación temporal, nosotros no podemos estar continuamente dedicando tiempo y dinero en desplazamientos para brindar este servicio. La administración tiene que implicarse más, y cuando digo la administración pienso directamente en los concellos, que es la parte más cercana al ciudadano.
Pero los concellos se escudan en que carecen de personal y, además, no tienen competencia para ello, que es un problema que debería corresponder en exclusiva a la Xunta.
Cierto que no es competencia de los concellos, pero lo acabará siendo, no les queda más remedio que asumirlo porque en un problema real, creciente, y ante el cabe tomar el toro por los cuernos. En O Morrazo ya se tienen, producido picaduras de velutina que han acabado con gente el Meixoeiro o en el Álvaro Cunqueiro. Y el día en que se muera una persona por ello, entonces sí va a ser responsabilidad del concello de turno, porque tenía constancia de un nido que era un peligro potencial para la ciudadanía y, sin embargo, no hizo nada por erradicarlo.

José María Bello en una de susa charlas sobre la avista velutina
¿Cuál es, pues, su petición o recomendación a la administración local?
Lo primero que cabe recomendar a un concello es adherirse a un convenio que existe entre la FEGAMP y la Xunta, y que muchos desconocen, por el cual la administración autonómica equipa al concello con material: dos trajes específicos que cuestan 150 euros más IVA cada uno y, en ocasiones, a algunos también les aportan pértigas para fumigación que pueden ser de 7,2 y 27,30 metros y que vienen a costar unos 1.200 euros más IVA.
¿Y qué parte deben cumplir los ayuntamientos?
En cuanto a material, la parte que les toca es comprar los insecticidas y luego las trampas para capturar a las reinas.
¿De cuánto dinero estamos hablando?
Poco. Una garrafa de medio litro de insecticida ronda los 30 euros y da para fumigar una treintena de nidos. Luego las trampas para capturar reinas oscilan entre los 4 y 5 euros, y el líquido atrayente para disponer en ellas cuesta, según la marca, entre 28 y 38 litros, precios estos a los que cabe sumar el correspondiente IVA.
Pero también le tocaría al concello disponer de personal.
Claro, de momento es algo que estamos haciendo nosotros, pero, insisto, esta situación no puede perdurar en el tiempo, es un servicio a la ciudadanía por una cuestión que ya es de seguridad y que, por tanto, corresponde a la administración local, que es la más cercana al ciudadano. Es al concello a donde el vecino va a denunciar el nido de velutina que ve en el monte, que tiene en su finca o cerca de su vivienda.

Nido de velutina en lo alto de unos eucaliptos
En Arousa dos jóvenes apicultores, Rodrigo Pazos y José Ángel Cascallar, se están proponiendo una iniciativa similar en la suya en O Morrazo.
Lo he leído, y me alegra, incluso lo mejor sería, por qué no, aunar esfuerzos entre nosotros y los apicultores arousanos. Me consta que en Meaño hay bastantes nidos de velutina y que los encargados de retirarlos es el Grupo de Emergencia Supramunicipal (GES) de Sanxenxo que, en realidad, no es un GES al uso. Y sé también de buena tinta que a Meaño lo tienen un poco de lado en esta cuestión. Por eso entiendo que Rodrigo Pazos y otros se planteen dar pasos… pero, insisto, le toca también al concello.
A raíz de esta información que publicaba FARO DE VIGO el pasado lunes y que se centraba precisamente en Meaño, ¿se ha planteado poner en contacto con la alcaldesa Lourdes Ucha para demandarle la posibilidad de que su concello se sumara al convenio de FEGAMP-Xunta?
Sí, a raíz de esa información mantuve un breve contacto telefónico con ella, pero la noté un tanto a la expectativa. Me gustaría poder hablarlo con ella con más calma. No obstante, para esta charla el concello de Portas invitará formalmente a los alcaldes de Moraña, Meis, Meaño y Vilanova. Concretamente, Vilanova y Meis, tienen un foco de velutina enorme, precisamente donde la empresa Tragsa tiene asignada la retirada de nidos y, volviendo a lo dicho en un principio, eso no es casualidad. Espero que los alcaldes, y entre ellos Meaño, acuda a esta charla para tomar conciencia del problema real que se nos está viniendo a todos encima.



sábado, 11 de febrero de 2017

conversas.com 
Carlos Carrión Álvarez
Presidente de Bodegas Paco&Lola

La bodega meañesa Paco&Lola es, con sus 420 socios, la cooperativa vitivinícola más grande de la Denominación de Orixe Rías Baixas, y la última en surgir por cuanto lo hace en 2005, si bien las instalaciones propias de la bodega en su ubicación actual no abren hasta 2007. La firma agrupa 220 hectáreas de viñedo y envasa 2 millones de botellas de Rías Baixas en una apuesta decidida por el mercado internacional. Su presidente Carlos Carrión Álvarez, un profesor de instituto natural de Castrelo, que asumió esta responsabilidad en su día con tan sólo 37 años, acaba de ser reelegido, con 45 años, por tercera vez, y sigue siendo el presidente más joven de las tres grandes cooperativas.


NO DEBERIAMOS SUBESTIMAR LAS CALIDADES QUE PUEDAN CONSEGUIR ALBARIÑOS DE OTRAS ZONAS”

el presidente de Paco& Lola, Carlos Carrión
Recién acabado 2016 y a tenor de como finalizaban el año las bodegas… ¿se está recuperando el sector del vino en cuanto a ventas en la denominación de origen Rías Baixas?
Todo parece indicar que sí porque 2016 ha sido un buen año y prevemos que 2017 lo sea también.  A nivel de la denominación de origen se ha vendido en torno a 2,5-3 millones de litros más que en 2015, y entendemos que se está invirtiendo la dinámica negativa que veníamos arrastrando desde 2009-10. Además que en 2016 no se hayan generado excedentes para comercializar entre las propias bodegas es también una buena señal.
¿Qué mercados tiran de esta recuperación?
Sobre todo el internacional, porque las exportaciones a nivel mundial han crecido un 25 por ciento en este último año. Están tirando mucho, países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania u Holanda, pero porcentualmente cabe destacar el mercado asiático que ha crecido un 65 por ciento, con incrementos sustanciales en países como Japón, China o Singapur.
¿Y el nacional?
El mercado nacional a nivel del vino en general sigue a la baja, pero en cuanto a Rías Baixas 2016 ha sido un año de repunte. En el caso de nuestra bodega notamos como siguen tirando mercados como Madrid, Cataluña, la Comunidad Valenciana… pero sobre todo a nivel de ventas notamos un incremento sustancial en Andalucía, un mercado en el que estábamos menos.
¿Y perciben que este crecimiento es firme?
Todo hace indicar que sí y que 2017 debería ser el año de la consolidación.
¿Ese crecimiento se notará también  en el precio de la uva que cobra el viticultor, sobre todo en firma como ustedes que se organizan a modo de cooperativa?
Debería notarse primero en el propio precio del vino y, en consecuencia, también de la uva. Las estimaciones son que los precios dejarán esa tendencia a la baja que caracterizó estos años de crisis y repuntarán. Prevemos que las marcas con precios más bajos van a ir desapareciendo o tendiendo e precios medios y eso, en buena lógica, va a traducirse en un mejor precio para la uva.

CarlosCarrión en el exterior de la bodega
Foto: Iñaki Abella
¿Han dejado las bodegas de Rías Baixas crecer en número, desapareciendo incluso varias, para crecer ahora en producción?
Sí, es cierto que han desaparecido algunas pequeñas bodegas y que las grandes estamos creciendo en producción. Nosotros mismos están procesando ya toda la uva que producimos y ya no generamos excedentes, es más, en un plazo corto de años, tal y como estamos creciendo en el mercado internacional, vamos a necesitar más uva.
El albariño ha dejado de ser de las Rías Baixas gallegas, y se planta y se elabora ya en los últimos años en Cataluña, en Alicante, incluso en California… Me dirá que no son Rías Baixas, pero ¿ese albariño, con sus matices, podrá convertirse en seria competencia para los nuestros?
Es cierto que no son Rías Baixas, aquí el terreno y el Atlántico le otorgan a la uva una acidez y unos matices que el albariño de otras zonas nunca podrá tener. Ahora bien, no deberíamos subestimar las calidades que puedan conseguir en esas zonas, es cierto que tenemos que apostar por lo nuestro, pero sin caer en la complacencia. Primero, porque en los mercados internacionales la gente de a pie casi siempre pide por la variedad de la uva, y muchas veces no se fijan ni donde se produce. Y segundo, porque cuentan con unos costes de producción muy inferiores a los nuestros. Mismo hay vinos californianos elaborados con uva cabernet que superan ya de largo en calidad a los originales franceses, y eso es algo que nosotros no deberíamos perder la vista.

Interior de Paco&Lola
De un tiempo a esta parte en una misma bodega prolifera la variedad de marcas, todas elaboradas con una misma variedad de uva que le entra. Algunos se preguntan cómo es posible que con esa única variedad se elaboren tantos vinos distintos en una misma bodega.
La pregunta tiene su fundamento pero no tiene toda la información. Primero, no todas las fincas de una bodega grande como la nuestra están a la misma altura, y eso repercute ya en la uva. Luego, cuando se vendimia, se clasifica la uva por grado alcohólico para elaborar unos vinos u otros. Pero hay más: en el prensado se hace otra separación, una calidad con la uva que rompe por su propio peso, y otra que se consigue cuando entra la bomba neumática, y la fermentación de una y otra son también luego diferentes; o en el proceso posterior en bodega puedes obtener vinos frescos u otros criados sobre lías. Incluso si se le para la fermentación a unos vinos y no a otros se obtienen también matices...  Todo ello repercute en sabores, olores…Es un mundo mucho más tecnificado de lo que pueda parecer en un principio, y fruto de ello una misma bodega puede obtener vinos muy diferentes.
¿Y esa variedad de Rías Baixas (espumosos, ecológicos, de baja graduación) responde a una moda o, en realidad, el mercado lo está exigiendo?
Sí, responde a necesidades, y en, ocasiones, responde también a pruebas de ensayo y error para experimentar con nuevos vinos.
Algunos bodegueros, caso de Eulogio Zárate en Padrenda, abogan por una viticultura sostenible, hasta el punto de afirmar que la producción de albariño, con tal cantidad de productos fitosanitarios que se aplican en nuestra zona, es insostenible, y el mercado acabará rechazando esos vinos.
Personalmente comparto la preocupación de Zárate. Las quejas por el abuso de fitosanitarios es algo que está yendo en aumento. Sabemos que aquí la producción ecológica es muy difícil por el clima, pero lo que tenemos que ir es cara a un sistema de producción más sostenible que el que tenemos en esos momentos y que, además de generar conflicto, está matando, por ejemplo, toda la fauna útil que existe en el viñedo.

El consejo de administración recién elegido
¿La producción integrada es una solución?
Lo es en parte, pero aún se puede ir mucho más allá. Nosotros, de hecho, hemos comenzado un proyecto de tres años con una bodega del País Vasco y otra de Asturias encaminado a investigar en ese plazo de tiempo sobre la reducción de los tratamientos fitosanitarios en el viñedo. Tal vez suene idílico, pero tenemos que caminar hacia eso, en cuestión de diez años esto tiene que dar un vuelco total, y ese es uno de los caminos por los que debe apostar la D.O.
Venimos de fechas navideñas y los espumosos de Rías Baixas parecen que están teniendo una acogida excelente en el mercado. Ustedes en Paco&Lola, de momento van de mano, de un cava catalán. ¿Para cuándo un espumoso propio?
Los espumosos exigen una infraestructura y nosotros, entre este año y el próximo, vamos también a experimentar y a probar en esa línea.
¿Y aventurarse con los tintos Rías Baixas que, de momento, las grandes bodegas no apuestan?
También iniciaremos este año un proyecto con ellos, pero de momento es solo eso, un proyecto, no más.