miércoles, 30 de noviembre de 2016

conversas.com 
Diego Javier Lorente López
Director de la Banda Unión Musical de Meaño

La Banda Unión Musical de Meaño viene de hacerse este pasado domingo con el “X Certame Galego de Banda de Música” en la sección primera, un galardón que nunca había antes conseguido la formación meañesa. El murciano Diego Javier Lorente -diplomado en clarinete por el Conservatorio Superior de Barcelona y en dirección de banda en Italia-  asumió la dirección de esta formación en 2013 buscando nuevos retos que han comenzado a cristalizar en el último curso: grabación del primer CD de la banda (“Hispania”), concurso de composición de pasodobles y ahora el primer premio del certamen gallego, un galardón aderezado con 431 puntos, la puntuación más alta de los diez años del certamen. A Lorente López le cabe además ser el único director que lo ha conseguido en dos ocasiones, por cuanto antes lo había logrado con la Banda de O Rosal.       
  Nota: amplia galería de fotos del certamen en la pestaña MEAÑOLEANDO  

LA CLAVE FUE LA EMOCIÓN CON QUE LOS MÚSICOS VIVIERON CADA COMPÁS DEL CONCIERTO”

Diego Javier Lorente en su clase de clarinete. Foto: I. Abella
¿Qué supone para la banda y la Escuela de Música de Meaño un premio de este calado?
Supone un reconocimiento para una toda esta excelente generación de músicos que, a nivel gallego, no lo habían tenido en los últimos diez años, y la verdad es que ya se lo merecían. Por eso estamos exultantes por el reto logrado.
¿Y para el director?
Para el director también es una satisfacción y un subidón de adrenalina tal que yo digo te ayuda a no envejecer.
¿Cuántos músicos integraban la banda en el concierto en Santiago y cuál era la edad media de la formación?
Éramos 88 músicos con una edad media en torno a 15-16 años. Pero lo más importante es que esta banda tiene recorrido porque sigue entrando gente muy joven desde la cantera, mismo este año incorporaremos a diez chavales más que se estrenarán en el concierto de Navidad, y eso es un orgullo y un acicate para todos.
En el plano personal y como director ¿a quién le dedica un premio así?
Personalmente a mi familia, que tuve la suerte de tenerla en el auditorio con mis hermanas y mis sobrinas que vinieron expresamente desde Murcia para la ocasión, y a mi mujer, que en este último mes preparando el certamen apenas sí la he visto. Y, como no, a mis músicos, excelentes todos ellos, y a la junta directiva por su labor encomiable.


El público meañés y la banda estallan en el momento de hacerse público el prrimer premio en el auditorio de Galicia. Foto: BUMM

¿Cuántas horas de trabajo y ensayos invirtieron en preparar el certamen?
Desde el verano, que fue cuando elegimos la obra libre, invertimos muchísimas, las sé con exactitud porque soy metódico a la hora de preparar este tipo de conciertos y tengo la costumbre de anotar todo al detalle en una libreta. Es el triple de trabajo de lo que supone cualquier otro concierto porque la dificultad se cuatriplica: uno tiene que elegir una obra libre con la que se opte a ganar, y una obra de ese tipo supone mucha mayor complejidad para los músicos a la hora de interpretar. Y luego hay que mover una plantilla mayor, meter algunos instrumentos que habitualmente no tenemos… Todo ello dificulta en extremo la preparación de este tipo de certámenes, inviertes muchísimas horas, pero ese número prefiero que se quede para mí.


Lorente López bromea antes del concierto
¿Cuándo acaba la interpretación del concierto, uno, como director, tiene la sensación que salió redondo?
Honestamente, uno siempre escucha algún detalle que no le convenció del todo, esa es la grandeza del directo. Pero lo cierto es que la banda estuvo emocionada desde el minuto uno, desde el primer compás, lo estuvo en cada articulación, en cada crescendo, en cada diminuendo… Eso se notaba y se transmitía, esa forma de vivirlo fue precisamente una de las claves del éxito.
¿Por qué en un certamen como el gallego sólo compiten tres bandas en la sección primera o cinco en la segunda?
Porque es muy complicado afrontar el reto, mover en nuestra sección, que es la grande, en torno a un centenar de músicos, preparar una obra compleja que te permita aspirar a ganarlo… Es tan exigente que son ciclos: una banda que participa en un certamen de este calado quizá tiene que esperar luego años para volver a internarlo.
Cuando usted asume la dirección de la banda en 2013, con otras ofertas sobre la mesa, reconocía haberse decantado por Meaño “por sensaciones”. ¿Tres años después esas sensaciones se confirman y reavivan?
Sí, he conocido gente y una banda fantástica. Creo que estamos en un punto de encuentro, en que yo me he hice un poco a la banda y ésta se hizo también un poco a mí. La conozco muy bien en todos los campos, hemos tocado música sinfónica, pasodobles inéditos en un concurso de composición, hemos interpretado para un jurado como en este caso, con formaciones folk, con grupos invitados… Hemos tocado muchísimo y en todos los registros, y eso me ha permitido conocerla muy bien en todos los ámbitos, y ellos también a mí: cuando es necesario apretar, cuando en cambio hay que soltar un poco para que la banda se relaje… El único hándicap para mí es que vivo muy al sur de Galicia lo que me supone un desplazamiento largo cada vez que vengo a Meaño, y cuando llegué aquí en 2013 no tenía hijos y ahora tengo una hija.

El director en una imagen de 2013, recién llegado a Meaño
¿Meaño con el primer premio en Kerdrade y ahora con este en el Certame Galego es ya una referencia a nivel bandístico?
Sí, por qué no, y no sólo a nivel gallego, sino a incluso nacional y, sobre todo, en el ámbito de gestión de grupo humano y de gestión de la Escuela de Música no tengo la más mínima duda de que lo es.
Usted que no para, ¿qué nuevos proyectos y retos prepara con la banda?
Tengo la ilusión de que podamos tener una sala de ensayos más grande y mejor para poder trabajar, porque para muchos de esos proyectos necesitamos de un espacio más amplio, más cómodo y más apropiado para ensayar. Y dentro de estos proyectos próximos está un concierto para rendir un tributo a la música pop y rock, rememorando temas de Deep Purple, AC/DC y otros grupos míticos del rock, pero ¿dónde metes en la sala de ensayo que tenemos un grupo rock, más la banda para trabajar? Esa es la dificultad.
¿Visto lo visto Galicia no tiene ya nada que envidiar a Valencia en música de bandas?
No, y ya hace tiempo. Cierto que las bandas de Valencia seguirán siendo ellas, porque allí la gente lo vive con esa pasión. Pero la generación de músicos gallegos que tenemos delante de nosotros en este momento no tiene nada que envidiar a la generación de músicos valencianos, en absoluto.

                             NOTA: AMPLA GALERÍA DE FOTOS DE CERTAME GALEGO          
                                  PINCHANDO ARRIBA NA PESTAÑA "MEAÑOLEANDO"             

La Unión Musical de Meaño recién acaba el concierto en el Certame Galego en Santiago. Foto: BUMM

NOTA: AMPLA GALERÍA DE FOTOS DE CERTAME GALEGO PINCHANDO ARRIBA NA PESTAÑA "MEAÑOLEANDO"

sábado, 26 de noviembre de 2016

La energía solar fotovoltaica ha conocido un vuelco de en los últimos años con una legislación que recortado ostensiblemente los beneficios previstos por los promotores de plantas fotovoltaicas que apostaran por ellas como un negocio de futuro. Pero las cuentas ya no salen, por lo menos de forma tan holgada, y las previsiones de amortización de su inversión se han trastabillado de la noche a la mañana. Los promotores de plantas más modestas se hallan desencantados por un negocio que pudo ser y hoy no es tanto. Algunos aseguran sentirse víctimas de una estafa que entienden auspiciada desde el gobierno por unos compromisos que no se ha cumplido. Pero por otro lado la normativa abre ahora la puerta a un autoconsumo. Lo hace a través de camino que, con la ley vigente, aún se ve tortuoso en exceso.

LOS JARDINES SOLARES SE MARCHITAN

José Dadín en su huerto solar de Simes
Hace diez años, José Dadín Varela, un joven empresario meañés, apostó por la energía fotovoltaica. Había descubierto esta posibilidad de negocio a través de un reportaje de televisión. Tras decidirse instala en una finca del lugar de Quintáns en Simes 315 de estos paneles solares sobre 21 seguidores, a los que sumó 215 más en estructura fija sobre la cubierta de una nave cercana. Invirtió 370.000 euros, lo que eran parte de sus ahorros más un préstamo bancario para hacer frente a tamaña apuesta. Los paneles de la finca de Quintáns producen 55 kWh o, lo que es lo mismo, una media de 550 kW al día, suficiente para mantener un barrio de doce viviendas. Eso sí, condición obligada entonces, verterla a la red general, por cuanto la normativa no permitía entonces aprovechar este tipo de instalaciones para autoconsumo.
El negocio se asentaba sobre un acuerdo escrito, refrendado por ley, por el que, tanto a él como a otros promotores en su situación, se les pagaría la electricidad generada durante los 25 años siguientes un 575 por ciento más cara que el precio de mercado. Hace una década ese precio era del entorno de 8 céntimos por kilovatio, por lo que se le abonaría en realidad a 44 céntimos. Sería el Estado, y no las eléctricas, quienes financiarían el sobrecoste. Era el precio por impulsar las energías limpias y reducir de paso nuestra dependencia energética del crudo.

Técnicos de Inelsa colocando paneles fotovoltaicos
Las previsiones de Dadín Varela eran que, con unos ingresos previstos de 60.000 euros anuales durante esos 25 años, su planta fotovoltaica quedaría amortizada en torno a 2016-18. A partir de esos 25 años regirían los precios de mercado pero la planta, que ya estaría amortizada de largo para entonces, seguiría aportando una renta básica que, preveía nuestro protagonista, “haría las veces de un plan de para la jubilación”.
Pero fue el cuento de la lechera. El cambio de normativa del gobierno dio al traste con sus previsiones hasta el punto de que hoy, una década después, no sólo no tiene amortizada su inversión, sino que reconoce se está convirtiendo hasta en un lastre. “Ya le perdí la pista y hasta la ilusión -lamenta en la actualidad José Dadín-, tengo que hacer números para pagar el crédito al banco, y hay meses en debo aportar dinero del bolsillo porque al precio al que pagan hoy la energía fotovoltaica, sobre todo si el invierno es malo, no da para cumplir con el banco”. Otro hándicap es que el gobierno ahora ha limitado las horas de sol: “En la zona que estoy te pagan la electricidad por un máximo de 1.270 horas de sol al año -explica-, por encima de esas horas no te abonan nada. Además estás atado durante los 25 años firmados: tienes la obligación de mantener la planta operativa, tanto que si no cumples con un mínimo de producción, que puede ser debido a falta de mantenimiento de la planta, pierdes el dinero que responde a la parte de la subvención de todo el año”.

Caída y apuestas nuevas
Rafael Domínguez, director técnico de Inelsa
“La rentabilidad de este tipo de plantas fotovoltaicas cayó del 14 al 7,5 por ciento desde 2013, debido a los dos recortes aplicados por el gobierno desde entonces”. Quien así habla es Rafael Domínguez Piñeiro, director técnico de la empresa instaladora Inelsa, afincada en Noalla y que es uno de los referentes gallegos del sector. A la firma, vinculada en esta actividad desde 1998, le avala el haber instalado hasta la fecha 4,2 millones de paneles solares, así como su presencia internacional en cuatro continentes, incluyendo países como Inglaterra, México, Chile, Honduras, Tanzania, Mozambique, Kuwait o el emirato de Dubai entre otros. “Esas rebajas -añade Domínguez Piñeiro- significaron la puntilla para las plantas fotovoltaicas que vertían a la red, tanto que hoy habilitar una instalación de este tipo ha dejado de ser rentable, dado la inversión necesaria para ello y el precio al que te pagan luego esa electricidad”.
“El real decreto de 2015 -explica el director técnico de Inelsa- abre como mejor alternativa la de instalación de paneles fotovoltaicos en empresas y hogares, pero orientados hacia el autoconsumo, si bien también aquí hay mucho camino por andar, dado que la legislación vigente en España lo constriñe en exceso”. “Uno de los problemas -precisa- es que la ley dificulta en extremo el empleo de baterías, cuya función es hacer posible el almacenamiento de la energía obtenida durante los momentos punta del día, para consumirla luego por la noche. Únicamente puedes consumir la energía en el momento justo en que la obtienes, y esto te deja sin posibilidad de autoconsumo durante la noche”. “Las baterías tipo Tesla o similares -precisa- son legales ya en España y se podrían utilizar, pero la ley ha fijado para ellas unos peajes tan elevados que impiden que, en la práctica, sean rentables”.

Los peajes lastran la fotovoltaica en España
“El otro hándicap -añade- es que la normativa establece el pago de peajes, esto es, aquella persona que se autoabastezca con fotovoltaica en su vivienda, tiene que abonar una tasa a la compañía suministradora por usar la red para verter a ella la energía sobrante obtenida en horas punta, la cual, por encima, no te van a pagar, salvo si se trata de una gran instalación industrial de más de 100 kW, pero ese no es el caso de una vivienda particular”.
“La normativa en nuestro país -apunta Rafael Domínguez- debería avanzar en el sentido de la legislación que impera desde hace años en países como Alemania, Estados Unidos, Chile o México, incluso ahora en Portugal". "En ellos -añade- se hace lo que se llama 'balance neto', esto es, si produces 10.000 kW en las fotovoltaicas de tu vivienda y consumes 8.000, los otros 2.000 que viertes a la red te los pagan. En España, actualmente, por esos 2.000 kW no te que pagarían nada”. “De hecho -agrega- este balance neto era la línea de un borrador de ley que pretendía la oposición y que, pienso tiene visos de prosperar en la próxima legislatura, con lo que realmente se abrirían muchas puertas para la fotovoltaica de autoconsumo”.

Empresas
Víctor Muñiz, co administrador de Pescados Vixa, en la cubierta de la nave en Xil
Con el real decreto de 2015 algunas empresas sí han apostado por la generación de fotovoltaica para autoconsumo con el objeto de reducir su factura eléctrica. Es el caso de Pescados Vixa, que con tal fin ha instalado en las cubiertas de su nave enclavada en el área industrial de A Pedreira en Xil un total de 1.140 paneles fotovoltaicos. La firma, dedicada a la exportación de pescado congelado y que vende actualmente a una treintena de países en los cinco continentes, genera una facturación anual de más de 10 millones de euros, y su apuesta por la fotovoltaica le ha valido la mención del informe Ardan Galicia como la quinta gran empresa de España por innovación.
“Uno de los nuestros principales gastos radicaba en la factura eléctrica -explica el co-administrador Víctor Muñiz- por eso nos avinimos a estudiar fórmulas de ahorro. Dado que teníamos un consumo muy lineal en la planta de congelados, valoramos la posibilidad de una energía alternativa. En principio barajamos una fórmula mixta eólica-solar, que incluyera un aerogenerador y placas fotovoltaicas, pero luego, tras un estudio realizado con la empresa instaladora EDF Solar, nos decantamos sólo por la fotovoltaica”.
Sofía Muñiz, administradora de la firma, precisa que la instalación les supuso una inversión de 700.000 euros “pero contamos para ello con una línea de subvenciones que se contemplaba para la modernización del sector pesquero, y a través de la cual la administración nos sufragó el 60 por ciento del coste”. Las estimaciones son, según ella, que “con los paneles solares la empresa está ahorrando en torno al 20 por ciento en su factura de electricidad anual, por lo que prevemos que, en cuestión de unos siete años, podamos tener amortizado la parte de esos 700.000 euros que tuvimos que aportar”.

Autoconsumo en el hogar
Rafael Domínguez en Noalla
¿Es rentable el autoconsumo en el hogar en base a fotovoltaica? Rafael Domínguez entiende que en el momento actual ya lo es: “los paneles en casa pueden permitir un ahorro de energía entre un 50 y un 60 por ciento” apunta. “Una vivienda unifamiliar de tamaño medio -explica-, con untodo eléctrico, consume en torno a 500 kW hora al mes. Con la normativa vigente el propietario puede instalar en ella una potencia máxima de 10 kWp (el “kilovatio de pico” es la máxima potencia que genera un panel solar en la hora de máxima insolación), si bien con 5kWp, esto es, 15 paneles, es suficiente para sacarle partido”. “Teniendo en cuenta que el precio del material fotovoltaico ha bajado mucho en los últimos años -apunta- ese propietario precisa de una inversión de unos 6.000 euros”. La administración contempla subvenciones “pero aún suponiendo que no lograra ninguna, esos 6.000 euros estarían amortizados en unos 8 años, y con subvención por medio ese plazo se reduciría a 5”.
Eso sí, cabe señalar que la duración de los paneles es de 25 años por lo que, vencido ese plazo, habría que volver renovar la inversión. La posibilidad de optar por baterías de almacenamiento no parece de momento la mejor opción con la legislación actual “dado el elevado peaje que pagan -precisa Rafael Domínguez-, pero si el gobierno cambia la ley y retira ese peaje, permitiendo la apuesta por baterías inteligentes tipo Tesla, lo revolucionarían todo”. “Con una de estas baterías, capaz de acumular 7 kWh de energía y cuyo coste en el mercado es de unos 3.000-4.000 euros, bastaría para una vivienda unifamiliar tamaño medio”. “Son baterías -agrega- que permitirían además, si te sobrea energía, cargar con ellas la batería de un vehículo eléctrico, o viceversa, esto es, transportar la energía de la batería del vehículo a la de la propia vivienda”. “Entonces -añade- la fotovoltaica para autoconsumo familiar sí daría un vuelco, y esa posibilidad es la que hace echar humo a las eléctricas. Aun así, con todo, no dispondrías de un autoconsumo al 100 por cien, por cuanto hay días de invierno en que vas a tener que tirar de la red”. “Lo que es una lástima -lamenta- es que es que en España estemos desaprovechando el sol, cuando países como Alemania con muchas menos horas de sol que nosotros, le están quitando más partido. Sólo es una cuestión de voluntad política”.
Con todo, el futuro de las alternativas es, según Rafael Domínguez imparable: “suyo será el protagonismo, pero aún así el futuro del hogar pasa por mix energético, esto es la vivienda no se abastecerá por una única fuente, sino de varias: fotovoltaica, hidrógeno, gas… hacia eso es cara a lo que caminamos”.


sábado, 19 de noviembre de 2016

 *** Opinión
O Estado contra min

A recente aprobación e liquidación do canon de vertedura aplicado polo concello de Meaño a instancias da Xunta é unha proba máis do atropelo da administración pública con respecto ao administrado. O é tanto polo xeito de proceder para a súa aplicación por parte de un, como polo criterio establecido por parte de outro.

EDAR de Os Pasales en Dena
No tocante ao proceder da administración local -esa que sempre se define como a máis cercana ao cidadán- o atropelo está en birlarlle ao administrado un dos dous recursos administrativos aos que, en boa ética, debería ter dereito. Tratándose dun imposto novo procedería abrir primeiro un período de exposición pública cun prazo de alegacións, o que suporía a posibilidade dun primeiro recurso ante a administración local que serviría para detectar e correxir de entrada posibles erros, á par que evitar as queixas, o malestar e os quebradeiros de testa que se están a padecer agora. O que fixo, en cambio, o concello foi saltarse este paso e remitir directamente unha liquidación impositiva, ante a cal só cabe un único recurso de reposición contra a liquidación. Se este é resolto desfavorablemente por parte da administración de turno non cabe máis opción de reclamación, agás a xudicial, unha vía á que -ben o sabe quen resolve- ninguén vai acudir tratándose dunha cuantía menor.

Por parte da administración autonómica o atropelo está e equiparar auga verquida á rede de sumidoiro á auga consumida. Con este criterio o rural sae ostensiblemente perxudicado, porque unha parte -en ocasións considerable- da auga consumida o é empregándoa para rego de pequena horta ou xardín, polo cal é agua que non vai parar á rede de saneamento e que, sen embargo, si están fiscalizando como tal. Mentras, administrados que se abastecen de traídas veciñais ou pozos, poden ata saír beneficiados en casos ao impoñerlles un canon mínimo -sobre o que tamén cabería discutir o criterio seguido para o seu cálculo- con independencia da cantidade real de auga verquida. Supoñemos que hoxe, tecnoloxicamente, é posible dotar á rede dos mecanismos de medición das augas residuais que chegan a ela desde cada domicilio en aras a acadar un canon impositivo equitativo, principio ao que debe aspirar toda administración que se tilde de “pública” e que, como tal, debe antepoñer a xustiza social dos seus administrados.




sábado, 12 de noviembre de 2016

  hemeroteca  

Carlos Alfonso Piñeiro
Presidente de la Danza de Arcos de Cobas (2012)

Fai una días os veciños de Cobas rendían unha homenaxe á Danza de Arcos con motivo do "I Xantar do Acio e da Espiga". Por esta razón rescatamos para este Ventanuco unha entrevista publicada en FARO DE VIGO o 28 de nadal de 2012 con Carlos Alfonso Piñeiro, presidente da asociación "Danza de Arcos de Cobas. Ler para lembrar.


La Danza de Arcos de Cobas es una danza única de tradición secular y ligada al mundo religioso. Se trata de una danza masculina originaria de esta localidad meañesa y que ha despertado el interés y la admiración de muchos que la consideran un tesoro etnográfico saliniense. Carlos Alfonso Piñeiro lleva 33 años bailando la Danza de Arcos y es, desde que se constituyó, el presidente de la asociación que se creó para brindar un marco legal al colectivo. Fue él quien, junto con un grupo de jóvenes, la rescató a inicios de los 80 estaba desaparecida tras un lustro de haber dejado de bailarse. El que fuera en su día abuelo centenario de Cobas, José Pazos Naveiro, fue la persona clave para recuperar y trasmitir el legado a las nuevas generaciones ávidas de conocer el baile que durante siglos había sido santo y seña de Cobas en el exterior.

“NOS GUSTARÍA CONTAR CON APOYOS PARA PROMOCIONAR LA DANZA DE ARCOS EN EL EXTERIOR”


Ramón Alfonso Piñeiro
¿Cuál es el origen de la Danza de Arcos de Cobas?
Es desconocido, pero muy antiguo. Algunos autores la sitúan en el s. XV ó XVI. Se trata de una danza vinculada al ámbito religioso, sobre todo a las procesiones, y que es bailada por hombres. La bailan cuatro parejas que siguen las órdenes de una novena persona que dirige el grupo a modo de director. Es única y responde a una tradición propia de Cobas.
¿Nunca la bailaron entonces mujeres?
En origen es una danza masculina, quizá debido a que hace siglos el papel de la mujer en la iglesia y en las procesiones era menor. Hoy la bailamos sólo hombres porque quisimos conservar la tradición. Sólo la bailaron algunas mujeres a inicios de los años 70 porque que de aquella no había hombres que quisieran hacerlo.
¿Cómo es el traje de un danzante de Arcos?
Empezando por abajo: zapatos negros de suela, calcetines blancos, pantalón y camisa de lino todo ello blanco, faja, paño de alfombra cruzado sobre el hombro, sombrero de paja con cintas colgado a la espalda, castañuelas y arco.
Esta danza estuvo desaparecida un tiempo, incluso a punto estuvo de perderse ¿no?
Sí, hacia 1975 dejó de bailarse. Fue a inicios de los 80 cuando un grupo de jóvenes de la parroquia nos propusimos recuperarla. Teníamos de aquella la mayoría 18 ó 20 años. Y la persona clave para todo ello fue José Pazos Naveiro, fallecido hace ya años y que de aquella contaba ya 80, si bien él vivió más de 100. El señor José era entonces la única persona viva que bailara la danza, que sabía exactamente como era y que, por tanto, podía trasmitirla. Y así fue como empezamos a ensayar ocho personas en la era de su casa. Recuerdo que era un hombre metódico y muy serio que insistía en repetir cada movimiento cuando no salía y nos decía siempre: “hai que facelo ben, porque si non mellor non facelo”.


La Danza de Arcos actuando en la fiesta de A Lanzada
¿Cuánto tiempo estuvieron ensayando hasta reaparecer?
Un par de meses, si bien luego hubo que buscar el material y ropa. Pudimos saber como era el traje con exactitud porque el señor José conservaba uno de cuando bailaba. Lo más complicado fue encontrar los paños de alfombra que bajan del hombro a modo de banda por delante del pecho. Para hacernos con los primeros tuvimos que ir a Portugal. Más tarde, preguntando aquí y allí, dimos con un almacén de Santiago que nos los consiguió en Extremadura.
¿Y la primera actuación de esa reaparición?
Fue en el San Benito de verano de Cambados.

Ovidio Sanmartín, director de la danza, recibe o agasallo
de recoñecemento de mans Francisco Abuín que, con 93 anos,
é o veciño máis vello de Cobas
De hecho se vincula mucho a los Danzantes de Arcos con Cambados.
Sí, porque era una tradición en Cambados. Yo conservo extractos de libros de 1904 o del propio Vicente Risco en 1962 que nos identifican con Cambados. Incluso una pintura cuya imagen me han hecho llegar y que data de los años 20 muestra la plaza de Fefiñáns llena de gente un día de fiesta, con el dueño de pazo con sombrero de copa y los danzantes de arcos actuando en plena plaza. Pero no, esta es una danza propia y exclusiva de Cobas.
¿Tienen muchas actuaciones?
Actuamos sobre todo en verano y tenemos todos los fines de semana completos. Hay veces hemos hecho hasta cuatro actuaciones en un día.
¿Y donde actúan?
Sobre todo en procesiones, si bien también nos llaman para festivales folklóricos, incluso para alguna boda, cofradía, aniversario... Casi siempre en la comarca donde mantenemos la tradición secular de Cambados: allí actuamos todos los años en el San Benito de verano, en San Roque, La Pastora, La Balvanera, el Carmen, la fiesta del Albariño… A veces, aunque incorporamos siempre algo de coreografía nueva sobre la base que es fija, me pregunto si no estarán cansados de vernos, pero la gente nos dice que una fiesta o una procesión en Cambados sin la Danza de Arcos no es fiesta o procesión. Y nosotros encantados con que la gente disfrute.

La Danza de Arcos de Cobas en una imagen de los años 70 en Cambados

¿Nunca actuaron en el exterior?
No. Hemos grabado hace poco una actuación para un canal internacional de la TVG y el año pasado en el Albariño un alcalde riojano se quedó prendado y nos quiso llevar a un festival en La Rioja, pero era muy encima y no podíamos ir por problemas de agenda. Sí quedamos emplazados para acudir en verano de 2013 cuando se celebre la próxima edición.
Ustedes llevan ya 20 ó 30 años bailando esta danza. ¿Se interesan por ella las nuevas generaciones? En otras palabras ¿está asegurado el relevo generacional para el futuro?
En principio sí, no en vano en este momento tenemos en el grupo a cinco miembros que tienen menos de 25 años
¿Y qué proyectos tienen en mente?
Lo que más nos gustaría sería tener una filmografía que, además de escaparate, sirviera para garantizar el legado de esta danza a generaciones futuras si, por alguna circunstancia, se perdiese. A nosotros el legado nos llegó de forma oral gracias a José Pazos, pero a punto estuvo de haberse perdido. Una filmografía completa evitaría esto, podría hacer que la danza, aunque dejara de bailarse, se recuperara en cualquier momento.

La Danza actuando en el homenaje de Cobas.
Carlos Alfonso es el segundo atrás por la izquierda
Suponemos que una danza así tiene algún tipo de financiación pública. ¿Qué peticiones le formularía a la administración?
Contamos con alguna subvención del concello y la Diputación, luego el dinero que ganamos por actuación, pero todo se nos va en material y en renovar el vestuario que es caro y que tenemos que hacer casi todos los años. ¿Qué pediríamos? Sobre todo ayuda para promocionar la danza en el exterior y dar así a conocer algo que es único. Y también un local de ensayo en condiciones porque en el que tenemos no podemos usar las castañuelas dado la
reverberación que produce.
Si una persona quiere aprender la Danza de Arcos…
No tiene más que ponerse con contacto con nosotros. Comenzamos los ensayos tras el invierno para preparar la temporada de verano. Es fácil y con algo de interés de aprende en cuatro o cinco sesiones. Nosotros encantados en darla a conocer.


sábado, 5 de noviembre de 2016

El Pazo de Lis en Meaño alberga la vieja colección de periódicos del que fuera cura párroco de Meaño, Desiderio Dovalo Méndez, convertida hoy en una hemeroteca con más de 12.000 diarios que el párroco había ido almacenando a lo largo de su vida (1898-1990). La misma conserva ejemplares desde 1925 hasta sus últimos años, en su mayoría de FARO DE VIGO, periódico del que era un ferviente lector. Pero no sólo diarios, sino también otras publicaciones adornan esta joya cultural que acaba de cumplir los 25 años de vida. Entre ellas una inédita colección de boletines de la embajada alemana en Madrid en tiempos de la II Guerra Mundial, adquirida en su día por el párroco, sin duda un aliciente sin par para la investigación histórica.

25 AÑOS DE OLVIDO DE LA
HEMEROTECA DE MEAÑO


Un visitante consulta la hemeroteca de Meaño
“Embajada alemana en Madrid. Boletín de Información. EXCLUSIVO PARA AUTORIDADES. No destinado a prensa ni a particulares”. Así reza en el membrete que encabeza cada uno de los 137 boletines que se conservan en esta hemeroteca meañesa del Pazo de Lis, editados entre el 21 de octubre de 1940 (boletín nº 70, que es el primero de la colección) y el 25 de junio de 1943 (nº 368).Se trata de una publicación interna de la embajada alemana, con tipología de máquina de escribir, editada sin regularidad temporal -oscilaba entre los dos y los quince días-, y con un número de hojas variable, entre dos y once. En ellas se hacía eco de los comentarios internos de los círculos de Berlín, se aportaba información detallada sobre la evolución de la guerra y las relaciones internacionales, siempre desde el prisma de la perspectiva del III Reich, y se contribuía de paso a la difusión de la propaganda nazi con el objetivo de mantener alta la moral de las autoridades durante el conflicto armado.El primero de los ejemplares conservados en la colección data del 21 de octubre de 1940, cuando había transcurrido algo más de trece meses del inicio de la II Guerra Mundial. En él, bajo el titular “la ley del embudo”, las autoridades alemanas denuncian el colonialismo norteamericano en América: “cuando se trata de hacer nuevas adquisiciones políticas y militares -empezaba afirmando el artículo- en el hemisferio Occidental (…) es uno sólo el que hereda por todos, a saber, Norteamérica” (…), pero cuando se derivan consecuencias, entonces son los 21 estados americanos los que tienen que pagar los vidrios rotos”. Este primer número se completa con un segundo artículo sobre “Alemania y la religión”.

Boletines de la Embajada alemana en Madrid que se conservan en esta hemeroteca
A lo largo de los 137 boletines conservados se abordan temas como la ruptura de las relaciones soviético-polacas, los ataques aéreos británicos sobre Alemania, la guerra en el mar (“el pretendido dominio de los mares por parte de la flota británica no es más que una ilusión”, refiere uno de los ejemplares a partir de declaraciones Lord Chatfield, experto oficial de la marina británica), el ocaso del que se define como “antiguo sistema económico de Europa”, la visita de Molotov a Berlín “con el objeto de robustecer la estrecha relación por parte de Rusia y Alemania”, la muerte de Chamberlain, las conversaciones germano rusas (boletín del 20-11-1940), o las de Salzburgo entre el Fürher y los ministros de asuntos exteriores de España e Italia más el rey de Bulgaria (boletín nº 82, del 22-10-1940), “el hambre como arma de guerra” (nº 131 del 10-04 1941) o “el Santo Padre y la cruzada anticomunista” (nº 160 del 02-06-1941).

La División Azul
La alcaldesa Lourdes Ucha ante un ejemplar de los boletines alemanes
Mención especial merece el boletín dedicado a la División Azul (nº 195 del 13-10-1941), el que fuera ejército de voluntarios españoles afines al régimen que, al mando del capitán general Muñoz Grandes, luchó en el frente oriental al lado de las tropas del III Reich, con peso en el sitio de Stalingrado. Una división que la propaganda nazi egregia en dicho número: “tropa ideológica -se afirma en él sobre los soldados que la integraban-, selecta, de un valor mil veces demostrado, cada uno de cualidades extraordinarias, de fogoso brío y poseído de la voluntad del triunfo de una sana juventud”.
El boletín del 16 de octubre de 1942 trata de mantener alta la moral del Eje justo cuando el curso de la guerra empieza a girar en el frente soviético, titulando por entonces “las tropas alemanas conservan la iniciativa”, cuando Stalin había dado ese verano la orden “ni un paso atrás” y el ejército nazi mascaba el principio del fin en Stalingrado. El comportamiento de los soldados alemanes en esta ciudad era ensalzado en la publicación que a 28 de enero de 1943 (nº 331), justo cinco días antes de la rendición del general Paulus ante los soviéticos y, bajo el titular “La epopeya de Stalingrado”, comparaba la resistencia germana en Stalingrado “con la de los espartanos en el paso de las Termópilas”.
El 26 de febrero de 1943 (boletín número 339), ante la perspectiva de un desembarco aliado en el continente europeo -en enero Churchill y Roosevelt hablaban en Casablanca sobre el desembarco en Sicilia-, el boletín trataba de imbuir un mensaje de tranquilidad a sus autoridades en España, refiriendo sobre el particular que “El Eje espera los posibles acontecimientos con la más absoluta tranquilidad”.

Portada de Faro de Vigo el 27 de julio de 1936 sobre el golpe de estado que acaba en la Guerra Divil

Polifacética
Pero la colección del párroco Desiderio Dovalo va mucho más allá. El sacerdote fue acumulando los periódicos que leyó durante toda su vida de sacerdocio, desde que ejerció en 1921, primero en la parroquia marinense de Mogor y, a partir de 1931, en Meaño durante casi seis décadas. Aunque la mayoría eran ejemplares de FARO DE VIGO (8.466 números), que fue su diario de cabecera y al que estuvo suscrito toda una vida, no faltan en la colección números sueltos del ABC entre 1928 y 1978, el antiguo “La Razón”, “El Español” (1942-46), “La Voz de España (años 30), “Así es” (1943-45), “Ya” (1936-85), “Arriba” (1936-63), “Dígame”, “La Estafeta Literaria”, “El Pensamiento Navarro”, “La Verdad” o el portugués “Diario da manhá”. Desiderio Dovalo completaba su colección con algunos comics junto con ejemplares de “La Codorniz”, la que fuera mítica revista satírica en tiempos del régimen.
Reseña especial para dos periódicos más. De una parte el “Diario de Galicia” la publicación más antigua de la colección y del que se conservan unos 700 ejemplares entre los años 1925 y 1927. Se trata de un diario de cuatro páginas de gran tamaño que tenía la peculiaridad de que abría a la inversa, esto es, la portada estaba en lo que hoy entendemos como contraportada al uso. Y de otra, “El Debate”, diario católico-conservador desaparecido en 1936 y del que la hemeroteca meañesa conserva 600 ejemplares. En principio éstos, tras la muerte del párroco, estuvieron unos años en posesión del entonces cura párroco de Dena, José Soneira, a modo de recuerdo del que fuera compañero suyo y al que en su última etapa ayudara en su parroquia de Meaño, si bien en febrero de 1997, cuando Soneira Lema abandonó Dena al ser nombrado vicario, legó los ejemplares de “El Debate” a la hemeroteca municipal.

Portada del Faro de Vigo dos días depués del golpe de Estado de 1936

Salvados de las llamas
Desiderio Dovalo tenía la ilusión de vivir en los tres siglos. Le faltaron apenas unos años para ello. Ávido lector, durante su vida fue almacenando sobre el suelo de una habitación de la rectoral cada periódico que leía y, de hecho, algunos conservan aún en su interior reseña de su puño y letra, escrita a lápiz, que precisaba que artículo le quedaba pendiente de lectura.

Labor de ordenado de los periódicos, imagen de 1991
Cuando falleció en el 26 de diciembre de 1990 la familia se encontró con los diarios en el momento de vaciar los enseres personales del clérigo de la vieja rectoral. En principio habían decidido destinarlos al fuego, pero la asociación cultural y deportiva GAM, alertada por el sobrino del párroco, Pablo Dovalo, emprendió la acción salvadora. Durante una matinal de aquellas vacaciones navideñas, valiéndose del remolque de un motocultor, el puñado de jóvenes que integraban el colectivo, trasladaron los periódicos al local social de la asociación ubicado entonces en la planta baja del consistorio. Luego, durante meses, pusieron tiempo y dedicación para limpiar de polvo cada uno de los ejemplares, clasificarlos y atarlos en fajos etiquetados protegidos por tapas de cartón piedra.
Completada la labor, la colección fue ofrecida al concello, presidido entonces por Germán Rodiño, con la condición convertir una pequeña estancia de la entonces biblioteca municipal, ubicada en la casa de cultura de Meaño, en hemeroteca que llevara el nombre del párroco. A aquella inauguración acudiera el Hipólito de Sá, experto el arte románico y que entablara en su día amistad con el párroco finado, más el secretario del Museo de Pontevedra, José Fuentes, quien mostrara su asombro por tamaña colección que calificó como “de las más completas de Galicia”.

El cura Desiderio Dovalo con su familia en Meaño en una imagen de los años 60
La hemeroteca recibiría con posterioridad otros fondos. Entre ellos destacar la colección  colección completa -1.981 números-, de la revista “La Gaceta Ilustrada”, editada entre 1960 y 1982, más otra de 726 ejemplares de la revista “Cambio 16”, entre 1982 y 1996, que incluye, a mayores, números sueltos de los 70 en edición facsímil, censurados en su día, como el de la muerte de Franco en noviembre de 1975. Ambas colecciones, gestionadas también por la asociación GAM, fueron donadas a mediados de los 90 por el vigués, residente en Areas, Nilo Fernández Cabaleiro. Una tercera donación fueron de 124 revistas de “El País Semanal” entre los años 1995 y 1997 aportadas por la vecina de Padrenda, Mª Eugenia García.

Estatuilla de Guada
Aquella sala, presidida por una estatuilla del párroco -esculpida por la artista meañesa Guadalupe Martínez “Guada”- llevó el nombre del clérigo durante años. Pero a mediados de la última década la hemeroteca original -de la que al final, lamentablemente, se acabaron desechando algunos fondos- se trasladó al Pazo de Lis donde, desde entonces, dormita en una sala en que ya nada recuerda al clérigo, ni aquella estatuilla que hoy apenas sí da lustre a una pared blanca de la planta alta del consistorio meañés. Eso sí, una iniciativa de la asociación GAM logró que en 1998 el concello otorgara el nombre de Desiderio Dovalo a la calle que lleva hasta la iglesia parroquial. Un gesto para un legado.




sábado, 29 de octubre de 2016

*** Opinión
Wallander

Rudo, meláncólico, autodestructivo, o inspector Kurt Wallander (“Wallander”, na noite dos domingos en TVE-2) é unha desas personaxes policíacas de series de televisión nas que paga a mágoa deterse. Diabético, con atisbos de alcolismo, estraga a vida familiar (a filla, que tentou suicidarse sendo adolescente, un divorcio traumático, unha turbulenta relación co pai), incluso a saúde, para implicarse de xeito frenético, ata estresante, en resolver unha serie de crimes na cidade de Ystad no sur de Suecia.  
A serie inglesa, baseada nunha saga literaria, atrápanos cunha métrica de longametraxe, con guiños de cine negro e uns guions onde prima a trama, as personaxes e as emocións sobre a acción mesma. E tamén o fai cunhas paisaxes que combinan con mimo o rural co urbano, e que sentimos tan europeas como cercanas. Pero sobre todo cun Wallander (interpretado polo actor británico Kenneth Branagh) que pertence a esa raza de anti-heroes, tan reais como cercanos, tan emocionais como pesimistas, e que en outono te van calando ata os ósos, case que ao ritmo desa choiva que golpea sen parar o cristal da fiestra.
Poderíase pensar que unha serie así é unha mágoa esté desprazada a unha canle como a TVE-2, esa que ás veces tanto se menta pero que logo na práctica apenas ninguén ve. Pero ata iso é un acerto, porque a Wallander, unha personaxe tan brillante como gris, aire desaliñado, e con tintes depresivos e melancólicos, a 2 vaille ao dedo. E é que os anti héroes sempre pasan de puntiñas.


sábado, 22 de octubre de 2016

conversas.com 
Pablo Prieto Domínguez
Modelo meañés


Pablo Prieto, natural de Padrenda tiene 29 años y es, sin duda, una de las caras de moda. Y nunca mejor dicho, por cuanto este meañés se subía a la pasarela el pasado mes de septiembre en un desfile de Roberto Verino, con el que el diseñador gallego presentaba en la Mfshow Tresemmé de Madrid su colección de otoño-invierno. Lo hacía con una colección de prendas que el propio Verino definía “ponibles, seductoras, realista y modernas”. Pablo Prieto fue el elegido para abrir y cerrar el desfile de hombres. Lo hizo con tres pases en los que lució traje, jersey de cuello alto y un abrigo largo de piel.

“DESFILAR PARA ROBERTO VERINO HA SIDO UNA OPORTUNIDAD EXCEPCIONAL”

Pablo Prieto en la campaña de Roberto Verino
Lo primero, una curiosidad: ¿se compra usted la ropa o se deja aconsejar?
(Sonríe) Antes, aunque me la compraba yo, sí me dejaba influir más por la novia, pero es cierto que ahora tengo mucho más criterio.
¿Cómo se inicia Pablo Prieto en el mundo de la moda?
Fue por una casualidad hace cuatro años. Estaba con mi novia tomando algo en Vilagarcía cuando se nos acercó un hombre que trabajaba para la revista Marie Claire, y que era amigo del dueño de la agencia de modelos Uno Models en Madrid. Fue esa persona quien me lo propuso, me dejó su teléfono de contacto y me pidió que, si estaba interesado, le enviara unas fotos.
¿Y cómo encaja uno una propuesta así, de repente?
Lógicamente sorprendido… tanto que por un momento llegué a pensar que se trataba de una especie de broma. Reconozco que en un principio no quería saber nada de ello porque yo estaba muy centrado en lo mío y me encontraba cómodo haciendo lo que hacía. Para dar el paso tuvieron que convencerme bastante: primero mi novia y luego mi hermana e incluso mi padre, quizás mi madre, que es más como yo, lo veía menos. Pero pronto comprendí que era una oportunidad nueva en la vida y me decidí.
¿A qué se dedicaba usted antes de dar el salto y acabar desfilando para Roberto Verino?
Desde que salí del colegio me dedicaba a la construcción porque había que buscarse la vida. Yo entonces era escayolista pero mi vida, por una casualidad, dio un giro de 180 grados a partir de aquel día.


El modelo meañés en la Mfshow Tresemmé de Madrid
¿Recuerda en dónde sacó aquellas fotos que remitió a la agencia y que fueron su trampolín?
Fue en Vilagarcía. Las envié, les gustaron y al poco me llamaron desde Madrid para decirme que, en cuanto pudiera, fuera a conocerlos. Aproveché un fin de semana que no trabajaba para bajar con mi novia, conocí la agencia y allí empezó todo.
¿Qué le sorprendió de aquella primera impresión que recibe mundo de la moda nada más llegar a Madrid, conocer la agencia y demás?
¡Todo! Mismo la ciudad, enorme, que no me gustaba precisamente por eso… Luego la agencia, la forma de trabajar… Recuerdo que aquellos días estaba con los ojos como platos, pero hoy lo veo todo ya como algo normal y me siento a gusto.
¿Cuál fue el primer trabajo que le propusieron como modelo en Uno Models?
El primero fue una campaña para la revista Man para lo que tuvimos que viajar a Guayaquil en Ecuador. Luego vinieron otras: en Francia para IKKS, en Alemania para la BMW, otra campaña en la revista Tenmag… Recuerdo incluso haber visto fotos con mi cara en un autobús por París como parte la la campaña para IKKS. Luego te pierdes un poco entre tantos sitios.
¿Y cómo le llega la oferta para desfilar para Roberto Verino?
Es a través de la agencia que te lo proponen… También la estilista de Roberto Verino me había dicho antes que estarían encantados de contar conmigo para abrir el desfile… Para mí era una oportunidad excepcional de trabajar con todo un referente de la moda como es Roberto Verino, máxime aún siendo gallego, por eso, no lo dudé un momento.
Cuéntenos un poco cómo fue el desfile por dentro.
Todo muy rápido, a lo sumo unos 20 ó 25 minutos. A mí me tocó abrir y cerrar el desfile de hombres, y realicé para ello tres pases. Éramos tres sólo tres modelos masculilnos, lo demás eran mujeres.


Otra imagen de Pablo Prieto en la colección de otoño-invierno de Roberto Verino
En la moda sigue mandando, pues, la mujer.
Sí, ellas son las verdaderas protagonistas. Tienen un abanico mucho más amplio, no sólo es ropa, son también complementos, maquillaje… Las mujeres son las que más consumen, por eso la moda se dirige más hace ellas, hay más modelos femeninas y están muy valoradas.
Incluso mejor económicamente que los modelos masculinos.
Sí, también (sonríe), pero es normal porque, como decía, generan más. Aunque bien es cierto que, de un tiempo a esta parte, la moda masculina está cada vez más al alza, al hombre también le empieza gustar saber vertirse, sentirse elegante y cuidar su imagen, eso se empieza a notar.
Volviendo al desfile. ¿Cómo era el tipo de ropa que le tocó portar en pasarela y que, suponemos, es la que vamos a ver este otoño-invierno?
En hombres, sobre todo traje y jersey de cuello alto. También me tocó portar un abrigo precioso, largo, casi hasta los pies.
¿Cómo es el mundillo de la moda detrás de la pasarela?
Puede ser increíble o puede ser terrible, depende como lo quieras llevar. Ocurre un poco en cualquier profesión.


Otra imagen del modelo meañés para la campaña del prestigioso modisto gallego

Cuando pensamos en el mundo de los modelos en seguida se nos viene a la cabeza viajes y fiestas.
Sí, viajar es fantástico cuando es por una campaña para la que has sido contratado. Entonces estás una semana, conoces un poco la ciudad y lo disfrutas. Pero cuando es para hacer castings, y tienes que estar un mes, es agotador desde el momento en que te levantas cada mañana. En ocasiones haces diez o quince castings al día y al final, a lo mejor, no te contratan en ninguno. Pero tienes que ir, tienes que estar porque ahí están tus posibilidades. Y las fiestas, que muchas veces es algo que te recomienda la propia agencia, son importantes para hacer relaciones, conocer fotógrafos, estilistas… Muchas veces a esta gente puedes no decirles nada en el book de la agencia, pero al verte en persona y notar lo que transmites sí pueden descubrir tus posibilidades. Reconozco que al principio no solía ir a las fiestas porque no me gustaban mucho, pero ahora que estoy más metido en el mundillo sí me muevo más en ellas, te brindan muchas posibilidades de hacer contactos, y en más de una ocasión a partir de ahí te llaman para un trabajo.
¿Está logrando vivir de ser modelo?
No, lo complemento con otras ocupaciones, por ejemplo, hasta hace poco trabajaba de dependiente en tienda. No es fácil, hubo ocasiones en que tuve que perder un trabajo para estar ahí, en un desfile, en una campaña, y seguir abriendo paso y creciendo como modelo.
¿Y con que sueña en el mundo de la moda?
(Sonríe) De momento con que me salga una campaña más grande.